La edil Pamela Loisi fue confirmada como la jefa del bloque de Juntos por el Cambio en el Honorable Concejo Deliberante (HCD) a partir del 10 de diciembre y cierra la incertidumbre en el espacio macriste sobre quien iba a ocupar ese lugar.

Loisi asumió su banca en 2017 y responde al diputado provincial Gustavo Vélez, que es un delfín del ex ministro de Trabajo Jorge Triaca. Cosechó un bajo perfil en el recinto y no tuvo apariciones decisivas en las sesiones.

Reemplazará en el mando del bloque a Miguel Racanelli, quien no pudo renovar su banca y muchos le achacan el poco protagonismo que tuvo Cambiemos en el órgano legislativo municipal en un contexto donde el oficialismo no contaba con mayoría y necesitaba de la oposición para tener quorum.

La bancada quedará conformada por la propia Pamela Loisi, Lucas Córdoba, Eduardo ‘Lalo’ Creus, Guido Goluscio y Mirta Redes. Será la más numerosa del sector opositor, pero el bloque Justicialista podría llegar a contar hasta con 17 manos sin pasar sobresaltos.

Se especuló con la designación de Redes, que está desde 2015, como la presidenta del bloque pero las negociaciones internas decantaron en la confirmación de Loisi y dejaron a la unidad de Juntos por el Cambio al borde de una posible ruptura.

La concejala oriunda de Isidro Casanova creía que, porque era la de mayor antigüedad en el HCD, podría imponerse sin problemas, pero el panorama cambió y quedó con un pie afuera del bloque.

A esto se le suma una situación similar vivida con ‘Lalo’ Creus, quien quería presidir al resto de los concejales pero las tensiones existentes entre su sector y el de Alejandro Finocchiaro le quitaron esa posibilidad.

“Sabemos que el rol que nos toca como concejales no es solo criticar, por eso también tenemos propuestas, para dar respuestas a las de necesidades que sufren nuestras localidades”, puntualizó Creus sobre la conformación del bloque.

Finocchiaro quiere posicionarse como el líder de la oposición en el municipio pero deberá lidiar con todas las internas dentro de su espacio, que está empezando a dinamitarse, y pueden llevarselo puesto junto al diputado nacional Hernán Berisso.

Les reclaman que ambos fueron los responsables de la catastrófica derrota que tuvo el oficialismo nacional en La Matanza, con casi 40% de diferencia, en un marco en el que la gestión municipal recibe muchas quejas. Finocchiaro había dicho que los matanceros sufren de ‘síndrome de Estocolmo’ y Berisso que ‘llevaron a la gente a votar por $500’.

En este sentido, se respira una tensa calma dentro de la coalición que gobernó el país y la provincia de 2015 hasta el próximo 10 de diciembre, y promete mucha tela para cortar.