Foto: Reuters

Mario Abdo Benítez, de 46 años, asumió la presidencia de la República del Paraguay tras haber logrado la victoria en los comicios del 22 de abril y en medio de protestas por la situación social del país.

El mandato de Abdo durará 5 años y uno de sus principales desafíos será encarrilar la situación económica del país, que cuenta más de 7.700 millones de dólares en deuda externa, lo que equivale al 24,3% del PBI nacional.

El indice de desempleo saltó del 5% al 6% en cuatro años y la Dirección de Estadística de Paraguay estima que hay cerca de 1.800.000 que viven en condiciones precarias, de los cuales un 30% están en alta vulnerabilidad.