Finalmente, la gobernadora María Eugenia Vidal accedió al reclamo que venían realizando los sindicatos docentes para ser convocados a una reunión paritaria, y el miércoles de la próxima semana se llevará a cabo el primer encuentro del año de la Comisión Técnica Salarial.

El clima viene caldeado desde el año pasado y supone ser uno de los principales desafíos políticos que enfrentará la gobernadora durante 2019: no se cerró la paritaria en 2018 y Vidal otorgó por decreto un aumento del 30% (31,7% con una suma para material didáctico).

“Es un porcentaje mentiroso porque cuando uno cobra se da cuenta que los números no dan 30%, pero aunque fuera así, la inflación oficial fue de más del 47% por lo que estamos 17% por debajo de la inflación del año pasado”, aseguró a MD la secretaria adjunta de Suteba La Matanza, Graciela Calderón.

Las reivindicaciones docentes

Según explicó la docente, perteneciente al sindicato de maestros más importante de La Matanza, las expectativas para el encuentro con Vidal “no son las mejores”. “El antecedente que tenemos es la última reunión de diciembre, en la que hubo un anuncio de que querían pagar 20% en cuotas para 2019. Después lo desmintieron, pero es lo que nos quedó de esa reunión”, aseguró.

Junto al reclamo de recomposición salarial, los gremios piden la convocatoria a una paritaria nacional “que fije un piso unificado” de aumento en todo el país. Sin embargo, la posibilidad parece hoy distante, luego de que el presidente Mauricio Macri eliminara por decreto la mesa nacional docente que fijaba un salario mínimo para todas las provincias.

A su vez, reclaman el avance de obras de infraestructura en la provincia, una reivindicación que mantuvo durante meses cientos de escuelas públicas paradas en 2018, debido a las graves condiciones edilicias en que se encontraban.

“Nosotros no olvidamos que el año pasado se llevaron dos compañeros muertos”, recordó Calderón, en referencia a las muertes de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez producto de una explosión de una garrafa en una escuela de Moreno.

Señales de confrontación del gobierno

En la vereda de enfrente, el gobierno bonaerense se prepara para entablar una confrontación con los gremios: esta semana, mientras los gremios reclamaban la convocatoria a la paritaria, la provincia despidió por mail 36 trabajadores del equipo de formación docente, dejando en jaque los cursos de capacitación a los que acceden los maestros de forma gratuita.

Por otro lado, Vidal avanza en la formación de mesas educativas distritales en toda la provincia. Se trata de espacios conformados por inspectores, directivos, consejeros escolares y concejales, que buscarán centralizar las demandas educativas de las escuelas, corroyendo el papel de los sindicatos.

“Estamos muy sorprendidos por esta campaña que ha comenzado la gobernadora Vidal con las mesas distritales, donde hablan de dar inicio a las clases enfrentando a los padres con nosotros, pero no dicen nada de la deuda pendiente que tiene con infraestructura”, cuestionó Calderón.

¿Pueden no iniciar las clases?

Así las cosas, la primer reunión será el miércoles de la próxima semana y, de no acercarse las posiciones respecto del aumento que deberán tener los maestros y maestras este año, el inicio de clases podría verse afectado por medidas gremiales.

Al respecto, la referente de Suteba sostuvo: “en la asamblea general (de Suteba) del año pasado planteamos esa hipótesis. Queremos ver que plantea el gobierno, más allá de que tengamos pocas expectativas. Pero si no hay acuerdo, la medida de fuerza podría ser la de un ‘no’ inicio de clases”.