Omar Perotti en el bunker de campaña. (Foto Twitter)

Este domingo se llevaron a cabo las primarias en Santa Fe y dejaron una revalidación ajustada del socialismo frente al caudal de votos que juntó la interna peronista.

Con el 97,32% de las mesas escrutadas, el oficialismo provincial en manos del ex gobernador Antonio Bonfatti (Frente Progresista Cívico y Social) obtuvo el 31,1% de los votos, posicionándose en el primer lugar frente al resto de los candidatos.

El peronismo sorprendió con un gran elección del senador nacional Omar Perotti, quién obtuvo el 28,2% de los votos y le ganó la interna a Maria Eugenia Bielsa, que sacó el 14,5%.

La suma del frente Juntos, en el que confluyeron en unidad los candidatos del PJ y el kirchnerismo, enciende las alarmas de alerta del socialismo, que gobierna la provincia desde hace 12 años. El peronismo sacó el 42,7% de los votos, 11 puntos más que el oficialismo y tiene serias chances de llegar a la gobernación.

La elección implicó también un nuevo espaldarazo para el gobierno nacional, esta vez en el tercer distrito electoral más importante del país. El candidato radical de Cambiemos, José Corral, obtuvo el 19,7% quedando en tercer lugar, bien lejos de la gobernación, cuya elección definitiva será el próximo 16 de junio.

Esto último implica no sólo la séptima derrota consecutiva de Cambiemos en elecciones provinciales. sino también la pérdida de terreno del gobierno en la provincia de Santa Fe. Cabe recordar que en 2015, el candidato del PRO Miguel Del Sel ganó las PASO con el 32,1% y estuvo a muy poco de consagrase gobernador de la provincia en las generales.

Por otro lado, en Rosario podría darse un hecho inédito y que el socialismo pierda su bastión electoral que atesora desde hace más de 30 años. Se trata del distrito más importante de Santa Fe, que concentra el 40% del padrón electoral.

Si bien el socialismo fue la fuerza más votadas, el candidato peronista Roberto Sukerman quedó primero en las elecciones a intendente, ya que el Frente Progresista se dividió en la interna que entablaron Pablo Javkin y María Irizar.

Más pálidas para el gobierno

Este fin de semana, diez municipios votaron para renovar intendencias en Córdoba, que tiene las elecciones municipales desdobladas de las de gobernador. El PJ cordobés encolumnado detrás del gobernador Juan Schiaretti celebró en cinco municipios, obteniendo -entre otras- la reelección en Santa Rosa de Calamuchita.

Por su parte, la UCR también festejó y logró recuperar el municipio de Oliva después de 32 años. El resultado fortaleció a Ramón Mestre, el intendente de Córdoba capital que se enfrentó al gobierno y rompió con la alianza Cambiemos, logrando imponer su línea en la mayoría de los distritos en los que ganó UCR.

En tanto, en Cosquín fue revalidado el socialismo y el PRO quedó cuarto. En dos semanas se celebrarán las elecciones a gobernador y vicegobernador, que pondrán a fuego la intención de voto del gobierno nacional en Córdoba, lugar en el que supo lograr el apoyo de más del 70% del padrón cordobés en 2015.