Lucas Verón

Además, los fiscales Marcos Borghi y Claudio Fornaro, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios de dicho Departamento Judicial pidieron la prisión preventiva para los policías acusados Ezequiel Benítez y Cintia Duarte.

Ambos uniformados están imputados del “homicidio agravado por su condición de funcionarios policiales” de Verón de 18 años.

Según las fuentes, la requisitoria fue formulada a la jueza de Garantías 1 de La Matanza, Mary Castillo, quien ahora deberá resolver la cuestión.

En tanto, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) exigió que avance con la misma celeridad la causa paralela que tramita en la Ayudantía Fiscal de Gravedad Institucional, “que investiga las maniobras de encubrimiento y la irregular e ilegal intervención de funcionarios policiales y judiciales”.

En ese sentido, la CPM solicitó iniciar una investigación penal contra el fiscal original de la causa, Juan Pablo Tahtagian, quien fue apartado de la investigación luego de que los padres de Lucas Verón lo acusaran de haber “apretado” junto a la Policía a un testigo para que dijera que el crimen del joven fue tras un robo.

“En la comisaría lo encerraron y le dijeron que tenía que decir que salieron a robar porque sino se ‘comía’ 25 años preso”, explicó Cintia, hermana de Lucas, que también aseguró que conoce a Benítez porque “vive a dos cuadras” de su casa y que tiene denuncias por maltratar a otros adolescentes en el mismo barrio, ya que “a un chico le gatilló en la cabeza y le pegó”.

Es que, de acuerdo a la CPM, ese testigo era un adolescente que acompañaba al joven en la moto cuando fueron perseguidos por los policías, y fue “hostigado y amenazado” en una comisaría por compañeros de la fuerza de los imputados, ante la presencia de Tahtagian.

Por su parte, al cumplirse ayer un mes del crimen, familiares, amigos y organizaciones sociales y de Derechos Humanos se manifestaron en las puertas de la fiscalía de San Justo para pedir justicia por Lucas.

“Hasta que no les den (a los detenidos) la perpetua no vamos a parar”, dijo a Télam Cintia, hermana del joven asesinado, y agregó: “Estamos haciendo todo lo posible para que sigan presos. Vamos camino a eso.”

¿Qué le pasó a Lucas?

Lucas Verón fue asesinado el 10 de julio pasado, en su cumpleaños tras recibir un disparo de arma de fuego cuando circulaba en moto junto a un amigo y eran perseguidos por dos policías.

Según las fuentes, el patrullero impactó por detrás al rodado en el que iban los jóvenes, quienes cayeron al piso y comenzaron a correr en dirección a su casa ubicada a una cuadra y media.

Aparentemente, el policía Benítez, quien iba manejando, descendió del vehículo y efectuó entre dos y tres disparos con su arma reglamentaria, uno de los cuales impactó en la víctima.

De acuerdo a los voceros, Lucas continuó corriendo pero a unos 20 metros cayó al piso gravemente herido, por lo que su amigo fue a avisarle a la familia de la víctima, quienes lo trasladaron desde el barrio El Talita en González Catán hasta el Hospital Simplemente Evita donde, a pesar de haber sido atendido, falleció esa misma madrugada.

Según la autopsia al cuerpo del joven, el disparo ingresó por el tórax y salió por la espalda.

Las detenciones de los policías se concretaron horas después del crimen de Verón tras las declaraciones de los testigos y de la información suministrada por el GPS del patrullero, que lo ubicó en la zona donde ocurrió el homicidio.