La gobernadora María Eugenia Vidal congeló medidas paliativas a la crisis económica y social que se vive en suelo bonaerense por la pérdida fiscal que significan los anuncios de Mauricio Macri, que alcanzan los $4.000 millones por la eliminación del IVA en productos de la canasta básica.

Todos los gobernadores de la oposición se reunieron para analizar el impacto económico que tienen las medidas de Macri en las provincias. Los mandatarios de Neuquén y Río Negro, Omar Gutierrez y Alberto Weretilneck respectivamente, acudieron a la Corte Suprema de Justicia para reclamar por el congelamiento de combustibles.

A diferencia de esto, el gobierno provincial no reclamará por la merma económica que recibe de Nación y no habrá un programa de contención a los sectores sociales, productivos y económicos debilitados luego de la devaluación del 12 de agosto.

Si bien no descarta el anuncio de medidas, hasta el momento se espera que Vidal retome la campaña el próximo 7 de septiembre en soledad y podría realizar la presentación de algún programa paliativo.