El presupuesto se tratará en los próximos días en la legislatura bonaerense.

Este martes la gobernadora María Eugenia Vidal ingresó el presupuesto 2019 al Senado bonaerense. La ley de leyes contempla gastos por $929 mil millones con un déficit presupuestario de $40 mil millones, que se explica en gran parte por las menores transferencias que recibirá en concepto de subsidios y del Fondo Sojero.

El top 5 de las áreas que más recibirán son la Dirección General de Cultura y Educación ($222.492.927.700), Instituto de Previsión Social (168.455.623.500), Seguridad ($82.719.140.500), Servicios de la Deuda Pública ($56.403.383.972) y Salud ($51.148.086.741).

Además el gobierno volverá a avanzar en una fuerte emisión de deuda de $68.500 millones para poder hacer frente al bache que tiene entre los ingresos y egresos provinciales.

Por otro lado, el impuesto inmobiliario, tanto urbano como rural, aumentará en promedio 38%. Como contratara, Vidal anunció una baja en Ingresos Brutos para algunos sectores como el campo, la construcción y el transporte.

Asimismo, está previsto ponerle impuestos al juego a través de los premios ganados en las máquinas tragamonedas y se habilitarán las apuestas online.

El ajuste sobre los municipios

El presupuesto establece que los municipios deberán hacerse cargo del ajuste que baja en forma cascada desde la Nación hasta la Provincia y luego a los partidos. Pasarán a controlar los subsidios para la tarifa social de la luz y los subsidios al transporte local.

Otro de los puntos que despiertan mayor conflicto es la obligatoriedad para los municipios del Conurbano (unos $8.400 millones, es decir, un 49% de aumento) de gastar el 100% del Fondo de Financiamiento Educativo en infraestructura escolar. En los municipios del interior ese requisito baja al 70%.