La lluvia en la madrugada del domingo puso en duda la posibilidad de jugar el partido hasta último momento, pero el árbitro Ramiro Magallán recorrió el terreno y entendió que las condiciones estaban garantizadas.

En menos de 1′ del primer tiempo Liniers ganaba 1-0 con gol en contra de Rubén Domínguez. Lugano intentó jugar, pero en ningún momento llevó peligro al arco defendido por Sandro Amaturo. Así, la etapa inicial se fue sin muchas opciones de peligro.

La parte complementaria fue más de lo mismo. El local salió decidido a liquidar el juego, logrando su objetivo a los 54′ por intermedio de Matías Basualdo.

Tranquilidad para el entrenador local Cesar Aguirre, que se retiró conforme. La próxima fecha del conjunto de San Justo queda libre, con muchas duda en la dupla De Cicco – Segarra pensando en lo que viene: Argentino de Rosario como visitante.