(Foto: SN)

El reclamo se hizo visible en la cancha de Lugano, ubicado en la localidad matancera de Tapiales, donde se jugó el Centro Español y Deportivo Liniers por una nueva fecha de la Primera División D. Los jugadores de ambos equipos levantaron una bandera que expresaba: “Basta de jugar los días de semana, el jugador D ascenso trabaja”.

Más allá de la disponibilidad de los jugadores, quienes en su mayoría se desempeñan en otros trabajos y deben pedir permiso, lo cierto es que con partidos en la semana los clubes no pueden llenar sus tribunas debido a que, también sus hinchas, no pueden acercarse a la cancha por motivos similares.

La agenda de la D (única amateur, donde sólo se cobran viáticos) incluye un partido los viernes, dos los lunes y dos más los martes, con solamente cuatro juegos entre sábado y domingo. Esta decisión de calendario afecta directamente a los futbolistas que están obligados a trabajar paralelamente fútbol para sostenerse en una división amateur.