El caso de la fábrica de Mielcitas llegó a la legislatura bonaerense. Un diputado matancero presentó un proyecto para que la Cámara de Diputados declare su “profunda preocupación” por el cierre de la empresa que luego de 43 años decidió cerrar sus puertas y dejar a más de 100 trabajadoras en la calle.

Sobre el proyecto de declaración, Tignanelli expresó que “es abrumadora la realidad que atraviesa el sector productivo argentino” y lamentó que “el modelo de país que impulsan el presidente Macri y la gobernadora Vidal -fuera de las cámaras- es para pocos y ricos” y agregó “produce angustia ver como todos los días hay bonaerenses que se quedan sin trabajo, esta empresa llevaba 43 años interrumpidos produciendo”.

En su proyecto el legislador responsabiliza por la crisis de la industria argentina “al aumento de las tarifas, la especulación financiera, el endeudamiento, la concentración y la apertura de importaciones (…)”

Los dueños de la fábrica Suschen S.A. decidieron cerrar las puertas en julio de este año, dejando a más de cien trabajadoras en la calle sin cobrar indemnizaciones y con falta de pago de anteriores salarios. La fábrica abrió sus puertas en 1976 y produjo durante 43 años seguidos en Rafael Castillo. Es conocida por crear las marcas de golosinas “Mielcita” y los jugos “Naranjú”, al igual que los populares alfajores Suschen.

Proyecto preocupación Mielcitas