El hecho ocurrió el sábado cerca de la media noche, en una vivienda ubicada en la esquina de Colegiales y Larraya al 4900 en Rafael Castillo, cuando al menos dos delincuentes, asaltaron a un motociclista que estaba en un kiosco, y a Cristian Iñigo (20), tío del niño asesinado.

Los delincuentes armados que llegaron al lugar a bordo de un Ford Focus gris, en medio del asalto al motociclista, cruzaron insultos con Cristian a quien también le robaron el celular y le efectuaron varios disparos.

Uno de esos disparos impactó en tórax de su sobrino Benjamín Iñigo, un nene de 3 años, quien fue trasladado de urgencia a la Clínica Figueroa Paredes, donde murió a raíz de la gravedad de la herida.

En tanto, la abuela del niño, identificada como Josefa Monserrat (61), también tuvo que se asistida ya que recibió un disparo en una de las piernas, aunque se encuentra fuera de peligro.

Si bien el robo al motociclista existió, los investigadores intentan determinar si el ataque estuvo también relacionado con una venganza hacia el tío de Benjamín.

Es que el joven de 20 años reconoció que el pasado jueves 24 tuvo un entredicho con tres jóvenes que pasaron en moto cuando él se encontraba con unos amigos tomando algo en la vereda, previo a la Navidad.

En su relato, Iñigo señaló que pudo reconocer a dos de los ocupantes de la moto -uno de ellos un adolescente menor de edad-, quienes luego de cruzar algunos insultos, dispararon varios tiros al aire para intimidar.

El joven aseguró que llegó a escuchar que “esto no iba a quedar así” y que los agresores “volverían por venganza”.

DETENIDOS

Las detenciones fueron concretadas entre anoche y esta madrugada en una serie de allanamientos realizados por personal de la comisaría 2da. de González Catán y detectives de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de La Matanza.

Entre los arrestados hay dos menores de edad de 16 y 17 años, entre los que estaría el presunto autor material del disparo que mató a Benjamín.

“En un inicio de la investigación se indicó que el adolescente de 16 años era el autor de los disparos, pero eso no está tan claro porque otros testigos mencionan a otro de los detenidos. Hay que esperar las pericias y los testimonios”, indicó a Télam uno de los investigadores judiciales.

Los otros dos aprehendidos fueron identificados como Héctor Jesús Santiago Villalba de 19 años, alias “Papu”, a quien se le secuestró en su domicilio una pistola marca “Browning” calibre 9 milímetros, y Matías Nicolás Barrera, alias “Achi” de 25 años.

En otro de los domicilios allanados se secuestraron municiones 22 largo, mismo calibre que las tres vainas servidas recolectadas por los peritos en la escena del crimen.

“La autopsia del niño se hará hoy y ahí podremos saber si el disparo que le ocasionó la muerte es de un calibre grande como el 9 milímetros o chico como el 22”, señaló una de las fuentes consultadas

Las fuentes explicaron que la mayoría de los imputados cuenta con antecedentes y que antes del crimen de Benjamín, venían de cometer otros robos, entre ellos el del auto con el que llegaron.

Al haber menores de edad implicados, la causa, que inicialmente la investigó el fiscal Federico Medone, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios de La Matanza, pasó a manos de su colega de la UFI del Joven 2 de La Matanza, Emilio Spatafora, quien encabezó los últimos allanamientos.

Voceros judiciales indicaron a Télam que el fiscal Spatafora podría indagar a los acusados recién mañana, cuando estén la autopsia y otros peritajes.

Mamá de Benja

“Ellos tiraron a matar”, aseguró esta mañana Melina a la prensa, al recordar el episodio en el que fue asesinado su hijo.

“Le digo a mi marido, uh están robando… Lo primero que hicimos fue cerrar la puerta y no me di cuenta y mi hijo quedó atrás y ahí es donde ellos disparan (…) hay dos tiros que no salieron porque sino tendríamos otra víctima”, expresó la mujer.

Melina aseguró que los asesinos de su hijo “son del barrio” y “menores” y que por ese motivo “los van a largar”.

“Yo misma los voy a matar, son de acá del barrio, viven a siete cuadras”, agregó en referencia a los detenidos, quienes, aseguró, “roban a los vecinos” y luego “suben fotos con armas y la plata que le sacan a los trabajadores” porque “saben que entran y salen”.

“Tengo una nena de dos años que me pregunta por el hermano y no tengo nada que decirle”, continuó Melina entre lágrimas, al tiempo que recordó que su hijo recibió “un solo disparo”, tras lo cual la “miró y se desvaneció” y a pesar de que enseguida lo llevaron al hospital “no pudieron hacer nada por él”.