El conflicto estalló el pasado lunes 22 de junio cuando la hija del asesino, un pastor evangélico de 62 años identificado como Paolo Roberto González, le contó que había tenido una discusión con un vecino surgida por la disputa de un terreno.

Según lo trascendido, González llegó armado con una escopeta a la precaria casilla donde se alojaban Gabriel Machuca, el vecino con el que su hija había discutido, su esposa Fabiana Carolina Pérez de 23 años y sus dos hijos pequeños, exigiendo que abandonaran el terreno ubicado en La Bastilla al 4000, entre Leonardo Da Vinci y Río Cuarto.

Ya en el lugar y tras fuertes discusiones, González rompió la puerta de la vivienda a patadas y empezó a disparar. En medio de la balacera, Machuca alcanzó a poner a resguardo a sus hijos y huyó a caballo, pero Fabiana no llegó a salir a tiempo de la línea de fuego y recibió un disparo en el pecho.

La mujer murió horas más tarde en la Clínica Figuereo Paredes de Isidro Casanova. Lugar al que fue trasladada por vecinos testigos del hecho.

“La hija de González incentivó a su padre para que dispare contra la casa. De hecho una vez que asesinó a mi hermana, salió afuera a buscar a Machuca para matarlo. Lo vio correr y gatilló para matarlo por la espalda. Estaba poseído”, dijo en diálogo con Crónica Paula, la hermana de Pérez.

A casi dos semanas del hecho, el fiscal Juan Pablo Tatahian de La Matanza dispuso un pedido de captura para ubicar al pastor, a quien acusa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y tentativa de homicidio, y está prófugo desde ese día.