Reforma laboral: Cómo es el pacto entre el Gobierno y la CGT

Tras pronunciarse inicialmente en contra del proyecto, la central obrera y el ejecutivo nacional llegaron a un acuerdo para avanzar en la reforma laboral.

549
Foto: Télam.

En el último encuentro que tuvo lugar en la Sociedad Rural, en el que participaron el ministro de Trabajo, Jorge Triaca y la conducción de la CGT, el gobierno llegó a un principio de acuerdo para avanzar en el proyecto de reforma laboral que buscará impulsar a partir de 2018.

Si bien el diálogo de la cúpula sindical con el ministro Triaca ya databa desde antes de anunciarse formalmente la reforma, la semana pasada la CGT se había pronunciado en contra del proyecto por considerar “innegociables” los cambios a la Ley de Contrato de Trabajo. Sin embargo, la persistencia del Ejecutivo dio sus frutos y, con modificaciones, hubo acuerdo para avanzar en el proyecto.

El acuerdo fue celebrado por los dirigentes de la central. Entre los argumentos para apoyar la reforma, el triunviro Héctor Daer garantizó que con la nueva redacción “la integridad del derecho laboral está a salvo” y aclaró que “esto no es la reforma de Brasil”.

Así el gobierno avanza en su proyecto de reforma que, por otro lado, no estará exento de conflictos. El acuerdo de la cúpula no es representativo de todo lo que piensa la CGT, y desde gremios como Camioneros y los sindicatos que integran la Corriente Federal de Trabajadores (CFT), una fracción dentro de la CGT, ya anunciaron que lanzarán una movilización para rechazar la normativa.

Las claves de los cambios en el proyecto de ley de reforma laboral

¿Qué cambios hubo después de la negociación? El Ejecutivo dio marcha atrás en la exclusión de las horas extras y comisiones del cálculo de las indemnizaciones por despidos; aunque si quedarán afuera los bonos y otros beneficios.

Se desestimaría el artículo que fomentaba la tercerización en áreas como seguridad, higiene, informática y transporte; y limitaba la responsabilidad solidaria de las empresas que contratan tercerizadas. Se deja sin efecto el “banco de horas”, figura destinada a eliminar el pago de horas extras. Sin embargo, el Gobierno lo impulsará en las negociaciones por sector.

Por otro lado, se eliminaría la fórmula que equipara al capital con el trabajo y la reducción del plazo para iniciar acciones legales por despidos sin causas (que pasaba a un año, sigue manteniéndose en dos).

¿Qué se mantiene del proyecto original? Se mantendría el artículo de irrenunciabilidad que habilita a trabajadores a renunciar a beneficios que estén por encima de la Ley de Contrato de Trabajo. También se mantiene la eliminación de multas a empresas por evasión previsional , la creación de la Agencia Nacional de Tecnologías de la Salud y la creación del nuevo régimen de pasantías y de capacitación.

Asimismo, se mantiene la creación del “fondo de cese de empleo”, al que podrán adherir en forma optativa los sindicatos vía sus convenios colectivos y que será administrado por un organismo colegiado. También seguirían la creación de dos nuevas figuras laborales, la del monotributista dependiente económicamente de una empresa y la del monotributista que puede contratar hasta cuatro personas.

Compartir