Representantes de mas de 50 radios de zona oeste participaron del plenario que tuvo lugar ayer en el Auditorio chico de la Universidad Nacional de La Matanza para solidarizarse con las emisora M 104.1, de Virrey del Pino, y Formula 87.7, de Merlo. En el encuentro estuvo acompañado por la Unión de Comunicadores Audiovisuales y Afines (UCAYA) y la Coalición por una Comunicación Democrática.

El martes pasado las radios comunitarias fueron allanadas. Durante los procedimientos, la policía decomisó equipos de transmisión y detuvo a los dueños de la transmisoras, supuestamente para notificarlos de la infracción cometida, en el marco de la nueva resolución dictada por el Ministerio de Comunicaciones, que da “facultad -al ENACOM- de disponer la clausura, secuestro, apercibimiento, multa y/o comiso según corresponda, de estaciones radioeléctricas no autorizadas o en infracción”.

El operativo estuvo a cargo del juez Jorge Ernesto Rodríguez, del Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional Nº2 de Morón, alegando que las señales interferían con las comunicaciones aéreas de los aeropuertos de Ezeiza y el Palomar. Sin embargo, desde UCAYA señalaron que las radios habían hecho “los arreglos pertinentes, que significan ponerle filtros a la antena entre otras cuestiones técnicas”.

“Es un claro amedrentamiento hacia los medios que no responden a una lógica monopólica”, manifestó durante el encuentro Guillermo Saucedo, referente de UCAYA La Matanza, según informó El1Digital. Saucedo alertó además sobre la “gravedad” que representa la decisión del juez Rodríguez de procesar penalmente a los dueños de la emisora “por el simple hecho de ejercer la comunicación”.