Tras años de conflicto y el reclamo sostenido durante las últimas dos semanas, cuando pusieron en venta el histórico cuartel de Ramos Mejía, los Bomberos Voluntarios de La Matanza se reunieron con el Intendente Fernando Espinoza y la Directora Nacional de Bomberos Voluntarios, Virginia Laino. Allí se llegó a un acuerdo para conformar una mesa de trabajo conjunta y permanente con el objetivo de resolver el problema.

También estuvo presente Gustavo Cid, el Presidente de Bomberos Voluntarios, en representación de los 223 trabajadores que componen el cuerpo. La mesa permanente de trabajo creada será conformada por representantes del Gobierno de la Nación, de la Provincia de Buenos Aires, del Municipio y personal de los propios Bomberos Voluntarios de La Matanza, quienes ya quitaron el cartel de venta del cuartel.

“Vamos a estudiar las acciones necesarias que podamos llevar adelante para empezar a sanear Bomberos Voluntarios y para poner en orden esta deuda histórica que tiene esta institución tan importante para el corazón de La Matanza”, señaló Espinoza tras el encuentro por el que apuntó estar “muy contento”.

Por su parte, Cid destacó “el compromiso que realmente demostraron” los representantes gubernamentales y, sobre la conformación de la mesa de trabajo, afirmó: “no tengo dudas de que nos va a llevar a un buen destino en favor de la seguridad de todos los matanceros”.

Cabe recordar que los Bomberos Voluntarios tienen una deuda con AFIP desde el año 1993, que hasta el día de hoy asciende a 130 millones de pesos y que no están en condiciones de pagar. En el año 2019 el Municipio se había comprometido a subsidiar el combustible de las autobombas de emergencia como ayuda para la institución y había aumentado temporalmente el porcentaje que le correspondía de la tasa de seguridad.