Amira Curi y Carlos Rojas Urraco.

El prestigioso Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) estuvo presente en la Plaza General San Martín de San Justo tomando muestras de ADN de familiares de desaparecidos, para lograr identificar los más de 600 cuerpos de víctimas de la última dictadura que el organismo tiene en resguardo.

Se trata de la primer actividad de estas características que se realiza en La Matanza. “Se ha acercado un montón de gente con dudas, incluso de otros municipios. Es muy importante hacer este trabajo, sobretodo en tiempos donde el estado nacional y provincial han desfinanciado a los organismos”, indicó el diálogo con MD, Amira Curi, subsecretaria de Derechos Humanos de La Matanza. La actividad que tuvo lugar el miércoles y jueves de esta semana, en el horario de 9 a 16.

Creado en 1984 con el fin de que ayudaran a descubrir lo ocurrido con las personas desaparecidas durante la dictadura militar, el EAAF se ha convertido en un organismo de prestigio internacional, que trabaja por la búsqueda de la verdad y la memoria en más de 50 países de Latinoamérica, África, Europa y Asia. También ha tenido intervenciones en algunos casos de renombre como fue el cuerpo de Ernesto “Che” Guevara o de soldados caídos en las Malvinas.

En La Matanza, el equipo tomó -hasta el jueves al mediodía- unas 14 muestras de sangre de personas que se acercaron espontáneamente o que fueron convocadas por la subsecretaría de derechos humanos, tras haber denunciado la desaparición de algún familiar.

Según explicó a este medio Carlos Rojas Urraco, integrante del EAAF, la obtención de una muestra tarda sólo “diez minutos”. “Primero llenamos unos formularios con la información de la persona y después le tomamos una muestra de sangre en tres (papeles) secantes, de los cuáles uno va a ir al laboratorio, otro queda en la Secretaría de Derechos Humanos de la nación y otro queda en resguardo del EAAF”, indicó.

Asimismo, aclaró que el perfil genético obtenido de los familiares que se acercan al EAAF es comparado “con el perfil genético de los más de 600 cuerpos que nosotros tenemos en resguardo, independientemente del lugar donde se hayan encontrado, que pueden ser otras provincias como Tucumán o Córdoba”.

“Sabemos que este tipo de acciones sirve para que aquellos familiares que no tienen conocimiento del EAAF se acerquen y donen una muestra de sangre. Para nosotros lo importante es poder identificar a los desaparecidos y traerle paz a los familiares, que durante mucho tiempo estuvieron buscando a sus seres queridos y no han tenido respuesta”, añadió.

La actividad fue impulsada por la subsecretaría, en el marco de una serie de convenios que el municipio viene firmando junto a otros organismos de derechos humanos como Abuelas de Plaza de Mayo, Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi) y el propio EAAF, con el propósito de avanzar en el esclarecimiento y la identificación de víctimas del terrorismo en el distrito.

“Sabemos que en La Matanza hay muchísimos desaparecidos y desaparecidas; y nosotros no vamos a permitir que se de un paso atrás con la política de derechos humanos”, cerró Curi.