La muerte de un joven de 22 años detenido en la comisaría Primera de San Justo hizo activar el protocolo sanitario tras la sospecha de un posible caso de coronavirus Covid-19, situación que obligó a desinfectar la seccional y a realizar controles médicos al personal policial de la dependencia y a otros 56 reclusos, informaron fuentes judiciales.

Según las fuentes judiciales, el protocolo sanitario se activó el domingo tras la muerte de un detenido acusado de homicidio, que se encontraba dentro de una de las celdas de la seccional ubicada sobre la calle Villegas al 2400 de la localidad de San Justo.

“Después de analizar los estudios hechos en los lugares donde había sido atendido el recluso, y como presentó distintos síntomas compatibles con Covid-19, se activó el protocolo sanitario. Ahora resta saber el resultado del hisopado”, detallaron las fuentes.

El paso siguiente fue desinfectar la dependencia, trabajo hecho por la Policía Ecológica, y hacerles una revisión médica a todos los demás detenidos y al personal que cumple funciones en la comisaría.

Por ese motivo, hoy, los presos y los uniformados recibirán la visita de un médico clínico para una segunda revisión.

El caso quedó a cargo del fiscal de La Matanza Claudio Fornaro, quien espera el resultado del hisopado realizado para saber si la persona fallecida murió tras de contagiarse coronavirus.