En las semanas de mayor cantidad de contagios de Coronavirus, y tras la carta de advertencia de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, la situación de casos es la más grave desde que la pandemia llegó al país. Hace pocos días fueron autorizados, además, los encuentros sociales al aire libre de hasta diez personas.

En ese marco, Matanza Digital habló con Agustina Reinaldo, Médica Residente del servicio de Terapia Intensiva del Hospital General de Agudos Juan A. Fernández, ubicado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Ella advirtió que “el panorama es de alarma” y llamó a la “responsabilidad ciudadana” para evitar un colapso sanitario.

“Se estuvieron aumentando camas, respiradores y monitores, que es lo que más se necesita, pero lo que no se pudo aumentar es el recurso humano, el número de especialistas para atender a los pacientes”, señaló Reinaldo, quien definió la situación que viven como “estresante” y “preocupante”.

Además, detalló que “cada médico está viendo el doble de pacientes -al mismo tiempo y con la misma cantidad de guardias- que los que atendía el invierno pasado, que es cuando hay virus respiratorios” y explicó que los pacientes internados en terapia intensiva “requieren mucha demanda física, son muy inestables y críticos”, lo que hace aún mayor el esfuerzo del personal de salud.

De cara a lo que vendrá, la licenciada prevé que “si seguimos recibiendo cada vez más pacientes y el sistema colapsa, vendrá un aumento de la mortalidad” por no poder dar la atención de calidad que se necesitaría. Otro punto a destacar es que el aumento de camas de atención para Coronavirus obligó a utilizar áreas de otros servicios que quedaron disminuidos, como unidades coronarias o traumatología.

Respecto al trabajo del personal de salud, Agustina contó que “la mayoría no pudo tomarse vacaciones” desde el año pasado, ya que en marzo se suspendieron todas las licencias, y como “la demanda sigue creciendo, dudamos poder descansar un poco por los próximos meses porque se vienen las semanas más críticas”.

Para finalizar, la reflexión es categórica: “cuanta más circulación de virus, más pacientes contagiados, de los cuales algunos serán asintomáticos, pero otros requerirán internación y un porcentaje serán pacientes críticos que necesitarán estar en salas de terapia intensiva entre tres y cuatro semanas”.