Rosatti y Rosenkratz, los nuevos jueces supremos.

La Cámara de Senadores de la Nación aprobó los pliegos de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, propuestos por el Poder Ejecutivo para integrar la Corte Suprema de Justicia. De esta manera, se completan el número de miembros del Supremo Tribunal, que desde diciembre se encontraba compuesta por solo tres jueces.

El pliego de Rosatti obtuvo 60 votos a favor y 10 en contra, mientras que la designación de Rosenkrantz fue respaldada por 58 senadores y rechazada por 12. En los próximos días los flamantes jueces prestarán juramento ante el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, según lo establece la Constitución.

El debate fue iniciado por el presidente de la Comisión de Acuerdos, el salteño Rodolfo Urtubey, quien aseguró que el Senado estaba “realizando un acto de gobierno y ejerciendo una facultad institucional de máxima importancia”. Señaló que “se trata de un acto de cogobierno”, aunque criticó el “error inicial” del presidente Mauricio Macri de designar a Rosatti y a Rosenkrantz por decreto de necesidad y urgencia, lo cual calificó como una “aberración inconcebible”.

A principios de año, el presidente Macri había intentado designar a Rosatti y Rosenkrantz como jueces supremos por la vía del decreto, lo que fue rechazado por casi todos los sectores.

A su turno, el jefe del bloque del Frente para la Victoria, Miguel Angel Pichetto, defendió la postura adoptada por la mayoría de su bancada (que votó a favor), argumentando que “hoy hay un fuerte compromiso del peronismo con lo institucional”. Pichetto agregó que “este es un aporte a las instituciones. Esta Corte, con tres miembros, no puede seguir funcionando”, y destacó que ambos postulantes tienen “calidad como intelectuales y trayectoria”.

Los votos en contra

Entre quienes votaron en contra de los dos candidatos figuraron las kirchneristas Ana Almirón (Corrientes), Anabel Fernández Sagasti (Mendoza), Marcelo Fuentes (Neuquén), Virginia García (Santa Cruz), Nancy González (Chubut), María Labado (Santa Cruz), Marilín Sacnum (Santa Fe), María Pilatti Vergara (Chaco) y el representante de Proyecto Sur, Fernando Solanas. En tanto, el representante de GEN, Jaime Linares votó en contra de la postulación de Rosatti; mientras que Hilda Aguirre, Carlos Menem y Marina Riofrío votaron contra el pliego de Rosenkrantz.

La discusión del número de integrantes

En la mayoría de los discursos se coló la discusión para ampliar el número de integrantes de la Corte, respetando representación de género y de las provincias.

Al respecto, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, indicó que “estoy a favor de la equidad de género en la Corte. Lo vamos a acompañar”. En cuanto al aumento del número de integrantes, adelantó que “el gobierno no va a impulsar ningún proyecto” porque “primero hay que pensar en cómo se logra que la Corte funcione mejor”. Sobre la designación de Rosatti y Rosenkratz señaló que “la masividad del voto debe tener que ver con el hecho de López”.

La próxima semana la Comisión de Asuntos Constitucionales continuará con la discusión de una decena de proyectos que pretenden aumentar el número de integrantes del Supremo Tribunal a entre siete y trece.