Foto ilustrativa (Municipalidad de La Matanza).

Matías Morán es médico generalista, y trabaja en Virrey del Pino, en el Centro de Salud del barrio Oro Verde en el km 35 de Ruta 3 y en una posta de salud en el barrio San Mariano, ubicado en el km 44.

En diálogo con MD, alertó que lo que se viene en salud pública es “un ajuste brutal tanto en nación como en provincia, en donde la caída de la capacidad adquisitiva en la Secretaría de Salud es de más del 25%”, en referencia al ex ministerio de Salud de la Nación, que para Morán sólo redundará en “más burocracia”.

Hospitales desbordados

En el contexto de crisis económica que atraviesa el país, el ajuste sobre los centros de salud se da a la par de la mayor demanda de personas a la que deben hacerle frente.

“Constantemente recibimos paciente que nos cuentan que se quedaron sin trabajo, y por ende sin obra social, y comienzan a atenderse en sistema público. Se provoca un efecto pinza, quedando la salud de la población ‘aplastada'”, aseveró Morán.

Por otro lado, una de las mayores variables de ajuste es la inflación que provocada por la modificación del tipo de cambio. Debido al alto grado de componentes importados, los medicamentos, insumos y equipamientos de salud se dispararon fuertemente tras la corrida cambiaria que colocó al dólar a $40.

“La pérdida del poder adquisitivo en salud es mucho mayor que en otros rubros”, explicó Morán quién aseguró que con la depreciación del peso se registró un “aumento astronómico que se da en los medicamentos”.

Efecto no deseado: nuevas enfermedades

Los recortes sobre la salud avanzaron sobre áreas sensibles como el calendario de vacunación, con la eliminación de la vacuna de los 11 años de meningitis, y sobre programas para combatir enfermedades de transmisión sexual como el VIH, lo que provocó la renuncia en septiembre del titular de la Dirección de Sida, Sergio Maulen.

A su vez, en los últimos días se dio a conocer un caso autóctono de sarampión, situación que no se registraba desde la década de los setenta. En ese sentido, Morán advirtió que en el último período comenzaron a “aparecer enfermedades que antes no estaban”. El médico no dudó en trazar una línea de relación directa con el ajuste que enfrenta la salud pública.

“Esto no es nuevo y las consecuencias del ajuste en salud ya las conocemos. En el 56 un año después que la revolución liberadora haya eliminado el Ministerio de salud se provoca en la Argentina la epidemia de polio más grande del mundo”, aseveró.

Siguiendo esa línea, especificó que hubo un “aumento impresionante en los casos de sífilis” al pasar “de 3800 casos diagnosticados en 2015 a más de 11000 en 2018”.

“Está afectando a tantos matanceros y que tiene un tratamiento sencillo como es la penicilina, que desde el municipio se van a implementar centros de test rápidos y un dispositivo de seguimiento para que los pacientes y sus parejas completen el tratamiento, y así frenar el contagio”, alertó.

Por otro lado, aseguró que los médicos locales “están viendo casos de desnutrición que era algo que hace unos años se veía muy poco” y que en los centros de salud de La Matanza “no tenemos para vacunar contra la rabia a personas que fueron mordidas por perros, que es una responsabilidad de zoonosis provincial”.

La situación en La Matanza

“Con respecto al nivel municipal el ajuste obviamente nos afecta, ya que gran parte de la inversión en salud depende de la gestión provincial y nacional. Entonces el panorama se repite”, aseguró Morán, al ser consultado sobre las políticas en salud que lleva a cabo el municipio.

En ese sentido, recordó una de las mayores demanda que pesa sobre las gestiones de nación y provincia: la apertura de los hospitales René Favaloro (Rafael Castillo) y Néstor Kirchner (Gregorio de Laferrere), construidos en un gran porcentaje por el gobierno anterior pero actualmente no inaugurados por falta de presupuesto.

“El gobierno municipal puede cubrir algunas necesidades emergentes, pero hay que pensar que hace falta un cambio estructural de las políticas públicas en salud. Tanto a nivel provincial, como nacional. No podemos seguir con políticas diseñadas por el FMI, eso ya lo vivimos”, sumó.