Los empleados de la empresa alimenticia Dulcypas levantaron la toma que habían realizado en las plantas de San Justo y Ramos Mejía. Se trata de los trabajadores de la planta de Pilar, quienes tras 33 días de conflicto con toma incluida, habían decidido ampliar la protesta hacia las sedes matanceras.

Fue la propia empresa la que aclaró a Matanza Digital que “no se produjeron despidos ni se producirán en el futuro” en las plantas de Ramos y San Justo, sino que el conflicto se produjo con “el personal de la planta Pilar”, quienes “vinieron a tomar las instalaciones de muy malas formas”.

Efectivamente, el conflicto comenzó tras el cierre de la planta de Pilar. Según el gremio, hay negociaciones que están llegando a buen puerto y ya fueron abonados los sueldos atrasados, aunque todavía restan definir las liquidaciones finales e indemnizaciones. La empresa también señaló que había un convenio avanzado entre los abogados del gremio y la empresa para acordar el pago.

Uno de los delegados informó a Matanza Digital que existe la posibilidad de que “un inversor se haga cargo de la fábrica ubicada en Zona Norte, manteniendo a todos sus empleados”. De no ser así, esperan que se les abonen las liquidaciones correspondientes para iniciar una nueva búsqueda laboral.

La empresa negó cualquier conflicto en las plantas de Ramos Mejía y San Justo, pero los delegados afirmaron que sus trabajadores sufren atrasos en los pagos, e incluso advirtieron que volverán tomar las instalaciones en caso de que fracase la nueva negociación entre el inversor y los dueños de la empresa.