Finalmente se levantó la sesión en la que el oficialismo pretendía aprobar hoy la reforma previsional y la reforma fiscal. Si bien en un principio, el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, anunció que había quórum, la sesión duró menos de media hora y debió ser levantada entre reclamos de la oposición y graves incidentes en la calle.

Los diputados de la oposición, tras haber forcejeado con fuerzas de seguridad en el Congreso, pedían a gritos que se levante la sesión, cuestionando la legitimidad del quórum y alegando que se logró pasada la media hora reglamentaria; tal como dijeron a la prensa los diputados Myriam Bregman (Frente de Izquierda), Victoria Donda (Libres del Sur), Agustín Rossi (Frente para la Victoria) y Felipe Solá (Frente Renovador).

“Se abrió la sesión con la presencia de 129 diputados. Está el numero”, aseguró Monzó, pasadas las 14.30 hs. Finalmente, pasadas las 15, tras media hora de disturbios en la Cámara, el oficialismo levantó la sesión. La diputada Elisa Carrió, de Cambiemos, sostuvo que había que levantarla debido al “clima de violencia que el interbloque Cambiemos no generó”.

Afuera del Congreso, Gendarmería Nacional y la Policía Federal reprimían a los manifestantes que estaban en contra de la reforma. A su vez, grupos minoritarios prendieron fuegos autos y produjeron incidentes en las inmediaciones.