El sobreviviente Norberto Liwski declaró en la causa. (Foto: H.I.J.O.S La Matanza)

Familiares de víctimas y sobrevivientes del terrorismo de Estado viajaron hasta La Plata a dar testimonio por los crímenes ocurridos durante los primeros años de la dictadura militar en el ex centro clandestino de detención Brigada de San Justo, causa que encabeza el Tribunal Oral Federal n° 1.

Participaron de la audiencia el sobreviviente y referente de derechos humanos Norberto Liwski, su hija Julieta Liwski, y su compañera de cautiverio Amalia Marron. Tal como ocurrió desde que inició el juicio el 3 de agosto, familiares y organizaciones como H.I.J.O.S y la APDH de La Matanza se acercaron a presenciar el juicio llevando una flor roja en el pecho, como símbolo de memoria.

Leer más sobre el juicio de la Brigada de Investigaciones de San Justo

Liwski desplegó un crudo relato en el que identificó a sus torturadores, entre los que se encontraban el médico Jorge Vidal y el guardia Rubén Alfredo Boan, alias “víbora”. Allí describió los métodos sanguinarios que usaban contra ls desaparecids y que él mismo vivió cuando le despellejaron las plantas de los pies y lo tuvieron colgado por días.

“Una extraña sensación que recuerdo es estar en el umbral con la muerte y la desesperación por saber si estaba vivo o muerto”, declaró Liwski durante el juicio. Las audiencias continuarán la semana próxima.

Todos los miércoles se escuchará el relato de víctimas, en las que participarán las 96 personas querellantes de la causa para condenar a los 20 genocidas que participaron en la Brigada.