El Tribunal Oral Federal n° 1 de La Plata escuchó los testimonios de Florencia Chidichimo, Oscar Solis, Patricia Congett y Claudia Congett, que ya suman un total de 31 testigos que brindaron testimonio desde que comenzó el juicio el 3 de agosto.

Las hermanas Patricia y Claudia Congett declararon por la desaparición de su padre Jorge Luis Congett, ocurrida el 20 de septiembre de 1976. Ambas vivenciaron, con 17 y 6 años respectivamente, cuando un grupo de tareas entró a su casa y se llevó a su padre.

Florencia Chidichimo, también declaró por la desaparición de su padre Ricardo Chidichimo, quién fue secuestrado el mismo día que Congett en su domicilio de Ramos Mejía. Florencia tenía seis meses de edad en ese entonces y cuando creció insistió durante años con la tarea de investigar donde estaba y quienes se habían llevado a su padre.

La reconstrucción de lo que pasó con el padre de las tres mujeres fue en gran medida posible gracias a la información que les brindó Nilda Eloy, sobreviviente de varios centros clandestinos de detención.

Eloy aseguró haberlos visto en “El infierno” de Avellaneda con el grupo de diez personas que llegaron trasladadas desde la Brigada de San Justo. Ambos eran militantes políticos y habían participado de la creación del Partido Auténtico de La Matanza, el partido político vinculado con la organización política Montoneros.

“Es muy difícil buscar a alguien que está desaparecido. Siempre me hablaron con mucho cariño de mi papá, lo describen como un hombre muy noble. Es una pena que lo hayamos perdido. Es una pena haber perdido a tanta gente”, declaró Florencia Chidichimo en el Tribunal sobre la búsqueda de su padre.

Ricardo Chidichimo fue desaparecido al poco tiempo de haber terminado la carrera de Meteorología en la Universidad de Buenos Aires. En 2006 la Universidad lo homenajeó al expedir su título de licenciado, el cuál fue recogido por su hija.

El sobreviviente Oscar Ernesto Solís también declaró en la audiencia donde testificó sobre su secuestro y el de su hermano durante la dictadura. Estuvieron detenidos en centro clandestino de detención “El Infierno” por el que pasaron varios detenidos que venían de la Brigada de San Justo.

Como ocurre en cada encuentro, familiares de víctimas de la dictadura y de organizaciones de derechos humanos se acercaron a presenciar la audiencia. Esta también contó con la participación de 15 alumnos y alumnas del quinto año de la escuela secundaria n° 185 de Gregorio de Laferrere; quienes viajaron hasta el tribunal en una actividad realizada en conjunto con H.I.J.O.S La Matanza.