Los trabajadores de la fábrica textil Ibero Americana S.A. de Ramos Mejía llevaron a cabo cinco días de protesta, que incluyeron paros y cortes de calle, reclamando el pago del salario correspondiente a la última quincena de enero. La empresa tenía previsto depositarles el miércoles pasado pero no efectuó la transacción, alegando complicaciones económicas.

Tras la intervención del Ministerio de Trabajo bonaerense y el sindicato de textiles, se llegó a un acuerdo entre las partes, y los trabajadores cobrarán lo adeudado en dos cuotas. “Ayer depositaron el 60% de la quincena que estaban debiendo y el otro 40% recién estaría el viernes”, informó en diálogo con Matanza Digital, el delegado de la fábrica, Cristian Miere.

Por otro lado, el delegado explicó que aún quedan puntos por resolver, como las vacaciones que “están siendo mal pagadas”, por atrasos en los plazos en el que los empleados deben cobrar sus sueldos. Sin embargo, el conflicto principal se destrabó y los 110 trabajadores de la empresa ubicada en Virrey Cisneros 1533 levantaron la protesta y volvieron a su actividad normal.

En tanto, la situación económica en la fábrica -en un contexto de aumento en los servicios y apertura de importaciones- no es la mejor, por lo que los empleados se encuentran alerta. “Lo que están entrando son trabajos desde afuera, lo que se dice trabajar a fasón, en tinturería vienen (productos) de gabardina y se hace el proceso de teñido. Pero en los otros sectores de la fábrica está complicado”, explicó Miere.

“La empresa se comprometió a seguir, pero si esto continúa así, ya sabemos como está destruyendo la industria nacional este gobierno. No sabemos cuanto va a aguantar la empresa”, lamentó el sindicalista.