Foto: Twitter.

Minutos antes de que arranque el debate en la Cámara de Senadores, la gobernadora María Eugenia Vidal, volvió a mostrarse a la ley de aborto legal. “Si la ley no se vota hoy, mañana voy a estar más aliviada”, admitió la mandataria en declaraciones a Radio Mitre.

Para Vidal, la implementación de la ley “que se planteó en Diputados tiene dificultades de implementación que impactan en el sector público” y “que le van a plantear al estado serias dificultades”. Uno de ellos es cuánto le costaría al Estado hacerse cargo de la ley.

“En términos de recursos es imposible saber cuánto le va a costar a la Provincia”, aseguró Vidal, porque “no se sabe con exactitud la cantidad de abortos clandestinos que hay”.

En ese sentido, aseguró que “las cirugías programadas aún tienen demoras” y que “esa cirugía que se pide como un derecho compite con la cardiopatía y con otras”. “Entraríamos en una mora legal y ahí hay una cuestión muy compleja de la ley”, planteó la gobernadora.

Vidal viene de pronunciarse en contra de la despenalización del aborto en varios oportunidades. Hace aproximadamente un mes se fotografió con un joven con un pañuelo celeste que pertenece a los sectores que se autodenominan “pro vida”.

Además, en 2016 dio marcha atrás con la adhesión de la Provincia al protocolo de aborto no punible recomendado por la Corte Suprema en el año 2012.