El domingo pasado por la noche, el sacerdote Nicolás Angellotti, más conocido como “padre Tano”, fue víctima de la inseguridad y tras conocerse el hecho, el equipo de Curas de las Villas y Barrios Populares junto a la comunidad de la Parroquia San José, emitieron un comunicado en el que repudiaron “enérgicamente el robo violento y la intimidación que sufrió”.

Comunicado

“Hoy 15 de octubre, nos hacemos presentes en la Parroquia San José, para celebrar el cumpleaños de nuestro compañero el padre Nicolás Angellotti. A su vez con mucha preocupación y representando al equipo de Curas de las Villas y Barrios Populares de Buenos Aires y gran Buenos Aires, repudiamos enérgicamente el robo violento y la intimidación que sufrió el domingo a la noche”.

“Este hecho lamentable nos toca a todos. La tarea pastoral, con fuerte resonancia social, que realiza él junto a otros hermanos sacerdotes, en varias Villas y barriadas de la Matanza, forma parte de nuestra Misión de Iglesia. Es decir desde una fe que obra por el amor, buscar animar a las comunidades y ayudar a que sean protagonistas de su desarrollo humano integral.”

Así mismo sostuvieron que “hechos como este perjudican a nuestra gente que, de esta manera, sufre una vez más su situación de exclusión, desamparo y vulnerabilidad.”

Por eso, a la espera del esclarecimiento de lo sucedido y “deseando que no ocurran más este tipo de atropellos para con nadie”, la comunidad afirmó su trabajo “en favor de la sagrada dignidad de toda hija e hijo de Dios”.

¿Qué pasó?

El domingo 11 de octubre por la noche, cuando el padre Nicolás salía del barrio conocido como “la 1001” en el rodado que utiliza a diario, fue interceptado por ocho personas que se movilizaban en cuatro motos.

Según lo informado por la comunidad del San José, en ese momento varios de los atacantes se subieron al vehículo y al grito de “Tano, dame la camioneta” le pegaron en la cabeza con un arma de fuego y efectuaron disparos al aire.

En comunicación con Matanza Digital, voceros de la parroquia comentaron que desde su análisis, el hecho no se trató de “un robo”y creen que la obra que realiza “la Iglesia en los barrios más pobres muchas veces toca intereses oscuros a los que no le conviene que la comunidad se organice para vivir en paz y con dignidad”.

Un día después del robo, el Padre Tano recibió en el polideportivo San Jose de Ciudad Evita al Diputado nacional y Jefe de bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner quien estuvo acompañado por el Diputado provincial y vecino matancero, Facundo Tignanelli y la subsecretaria local de Derechos Humano, Amira Curi.