Los Bomberos Voluntarios de La Matanza (BVM) vienen arrastrando una deuda que proviene de los años ’90. El monto por la falta de pago de cargas sociales de anteriores períodos creció y el número asciende a unos 90 millones de pesos.

En junio del año pasado, habían logrado entrar en una moratoria con la AFIP, en la cual debían abonar 570 mil pesos por mes, durante 60 meses, algo fuera de sus posibilidades.

Hoy en día, el problema continúa y los directivos de Bomberos Voluntarios de La Matanza emitieron una solicitada pidiendo al Gobierno Nacional que “así como condonó la deuda de empresas privadas, condone la deuda a nuestra Institución”.

“Hoy los integrantes de la Comisión Directiva quieren que se conozca esta situación y que la sociedad tome conciencia y ayude para que las autoridades actuales estudien en conjunto la salida al déficit que empeora día a día. Hoy ya no se pueden abonar ni la carga de combustible a las autobombas, ni los sueldos a los cuarteleros que atienden las emergencias, ni se pueden reparar las 27 unidades que tenemos fuera de servicio, entre tantas otras necesidades como pagar los servicios esenciales como la luz” reza parte del texto.

Así mismo detallaron que “el déficit es millonario. Además, como si esto fuera poco, peligra la seguridad de los Bomberos Voluntarios que tienen todos sus equipos de protección personal vencidos y aún así, exponen sus vidas para salvar otras. No permitamos otra tragedia.”

En ese sentido, aseguraron que “si se levanta la deuda de AFIP, todos los fondos pueden ser destinados a la compra de materiales de protección personal, o a reparar las unidades fuera de servicio o incluso para poder importar unidades de emergencias como tantas otras necesidades que tenemos” y finalizaron alertando que “La Matanza desde el año 1995, no cuenta con una escalera mecánica para atender las emergencias en edificios, con la gran cantidad existentes de torres en las localidades de Ramos Mejía, San Justo y Tapiales” entre otras.

Cabe destacar que BVM cuenta con un voluntariado de 230 personas entre hombres y mujeres que trabajan los 365 días del año protegiendo la seguridad y la vida de las personas en todo tipo de emergencias.