La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) recomendó el uso de la vacuna Sputnik V contra el coronavirus en mayores de 60 años.

Según informó el Gobierno nacional, luego de analizar los informes adicionales que envió el fabricante de la vacuna rusa, la Anmat determinó que se “reportó un rango de eficacia del 91,8 % de la vacuna para mayores de 60 años; la inmunización de los voluntarios condujo a la formación de anticuerpos en el 98,1% el día 28 después de la vacunación y la variable de seguridad mostró un perfil que no difiere del observado en el resto de la población”.

Es por eso que, el ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, de 65 años, recibió este miércoles la primera dosis del inoculante contra el coronavirus, en el Hospital Provincial San Juan de Dios de La Plata.

De esta manera, se convirtió en el primer argentino mayor de 60 años en aplicarse la Sputnik V. Una vez vacunado, publicó un mensaje a través de su cuenta oficial en Twitter: “Hoy me vacuné con la misma esperanza de millones de argentinos que queremos el fin de la pandemia y sabemos que este es el camino”.

En el análisis inicial sobre el perfil regulatorio de VacunaGam-COVID-Vac (Sputnik V) de diciembre de 2020, se mencionó que los datos de eficacia, inmunogenicidad y seguridad respecto a la población total del estudio con franja etaria 18 a 87 años reportaba un perfil de seguridad aceptable y que no hubieron eventos adversos inesperados hasta el momento del análisis.

Esta mañana, el ministro Gollán volvió a escribir en Twitter y comentó que pasó su “primer día vacunado sin ningún tipo de inconvenientes, con la felicidad de sentir cerca el final de la pandemia”.

Por su parte, el gobernador bonaerense Axel Kicillof, al igual que el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak, recibieron ayer la segunda dosis de la vacuna Sputnik V.

Después de los funcionarios fueron inmunizadas la directora ejecutiva del Hospital San Juan de Dios, Noemí Logiurato, la enfermera Juliana Torquati, la trabajadora de limpieza Alejandra Littieri y la infectóloga Melisa Solari.