“Total a pagar $ 14.026,66”. Cuando Ana Coria leyó que ese era el monto que debía a Edenor por la factura de luz de octubre de 2018 creyó que se trataba de un error o de un problema en su medidor. Es que según la empresa de luz, en su hogar se había consumido casi 4 veces más luz de lo que históricamente consumieron.

“Hasta septiembre yo pagaba $700 de luz. Fui a Edenor a reclamar y supuestamente lo arreglaron (al medidor) pero sigue figurando ese monto en la factura”, aseguró la vecina a MD. En efecto, el consumo de las facturas de los meses de noviembre, diciembre y enero volvió a la suma que le figuraba a Ana anteriormente. Pero el total a pagar sigue arrastrando la exorbitante suma que le vino en octubre del año pasado.

Ana Coria vive en la localidad de Isidro Casanova junto a su mamá de 78 años y su hermano. Su madre sufre de secuelas de ACV, tiene demencia senil y epoc, por lo que necesita para sus cuidados de un respirador y de nebulizaciones diarias. Su hermano tiene 53 y es discapacitado.

“No puedo dejar a mi mamá sin luz. Me dicen (en Edenor) que tengo que pagarla si o si pero no me corresponde, porque yo no hice ese gasto”, denunció la vecina. Por otro lado, informó que realizó el trámite y que se encuentra esperando la aprobación para inscribirse en el registro de electrodependientes. Esto último implica que el servicio de electricidad pasa a ser gratuito, tal como lo establece la Ley 27.351.

Pero mientras tanto, sigue acumulándose la deuda y se acrecienta el riesgo de que la empresa de electricidad corte la luz por haberes impagos, algo que ya ocurrió dos veces. “Tuve que ir y pagar a cuenta $700 para que me la devuelvan. Me dijeron que vaya al ENRE a ver que puedo hacer, es muy engorroso todo esto. Para mi es imposible pagar la deuda y hacer un plan de pago es ridículo”, cerró.