El día martes y a través de un escueto mensaje de texto, se informó a las partes que el “18 de noviembre” no se realizaría la lectura del veredicto pero que continuaba en pie la “audiencia a las 10 horas”.

Desde H.I.J.O.S. La Matanza expresaron su descontento en las redes sociales con un comunicado: “Lamentablemente debemos informar que el TOF 1 de La Plata decidió aplazar la fecha de la sentencia en el Juicio de la Brigada de San Justo. En un inédito e informal accionar el Tribunal Oral y Federal N°1 de La Plata aplazó la sentencia del Juicio Brigada de Investigaciones de San Justo a menos de 24 de la audiencia. Los familiares, los organismos de derechos humanos y las querellas tienen que seguir esperando para encontrar Justicia para sus seres queridos”.

En comunicación con MatanazaDigital.ar, una de las integrantes de H.I.J.O.S. La Matanza, Lili Galeano, hija de Héctor Galeano, trabajador telefónico y militante peronista, detenido y desaparecido el 17 de noviembre de 1976; comentó que la suspensión “estaría ‘fundada en una resolucion apresurada’ en la que se había tomado por incapacidad a uno de los genocidas acusados, Ricardo Armando Fernández”.

En base a esto y mediante “nuevos estudios médicos de rigor que dictaminaron”, se reveló que Fernández se “encuentra en sus cabales”, por lo que quedó “imputado en el juicio, ‘Quilmes, Banfield y el Infierno'”, detalló Galeano y agregó, “ahora el tribunal acepta juzgarlo, no como insano sino como un genocida que se encuentra sano”.

“Desde H.I.J.O.S. esperamos que también se lo condene” en el juicio de la Brigada de San Justo “como al resto de los genocidas que ahora pasan a ser 18 en total”, concluyó.

La nueva fecha para la lectura de la sentencia quedó confirmada para el día 2 de diciembre a las 10 horas.

 

El Tribunal juzga a Roberto Armando Balmaceda, Leopoldo Luis Baume, Rubén Alfredo Boan, Raúl Carballo, Jorge Héctor Di Pasquale, Miguel Osvaldo Etchecolatz, Roberto Armando Félix, Ricardo Armando Fernández, Ricardo Juan García, Rodolfo Enrique Godoy, Emilio Alberto Herrero Anzorena, Alejandro Alberto Menichini, Juan Carlos Ojeda, Carlos María Romero Pavón, Jaime Lamont Smart, Juan María Torino (fallecido durante del debate), Jorge Héctor Vidal, Carlos del Señor Hidalgo Garzón y Héctor Horacio Carrera.

La Brigada de Investigaciones de San Justo funcionaba en Salta 2450, San Justo (La Matanza), en conjunto con las dependencias de la Comisaría 1ra. de La Matanza, y se investigan los secuestros, torturas y violaciones sufridas por al menos 84 víctimas alojadas en el centro clandestino que funcionó allí.

Entre las secuestradas estuvieron María Asunción Artigas, Mónica Sofía Grinspon y Mónica María Lemos, quienes permanecieron detenidas embarazadas en la Brigada de San Justo y fueron trasladadas luego al Pozo de Banfield, donde nacieron sus hijas Victoria Moyano Artigas y María José Lavalle Lemos, restituidas en 1988 y 1987, respectivamente.

Durante el juicio, la fiscalía y las querellas lograron que el Tribunal ampliara las imputaciones contra los 18 represores e incluyera las violaciones y los abusos sexuales sufridos por al menos cinco de las víctimas de ese centro clandestino.

La fiscalía remarcó que los ataques sexuales incluyeron “violaciones, por introducción de objetos en ano, vagina o pene, o tortura en la vagina y los senos contra prisioneras y prisioneros durante el período de cautiverio en la Brigada de San Justo”, pedido que fue aceptado por el Tribunal.