(Foto: Google maps)

El hecho ocurrió minutos antes de las 15 horas del día 29 de abril, en la sucursal del banco Santander Río ubicada en avenida Crovara y Colón, en la localidad matancera de La Tablada.

Si bien las primeras informaciones indicaron que los ladrones robaron dos millones de pesos, el arqueo final que efectuaron las autoridades de la entidad bancaria arrojó que sustrajeron cinco millones, tanto de las cajas de atención público como del tesoro, dijo a Télam una fuente de la pesquisa.

El robo se produjo cuando dos delincuentes estaban en la fila de atención al público y uno de ellos extrajo un arma de fuego que llevaba escondida.

Los asaltantes redujeron al custodio privado y le quitaron el botón de seguridad, tras lo cual sustrajeron dinero de las cajas.

Según las fuentes, los delincuentes también obligaron a la tesorera a abrir la caja fuerte y robaron el dinero que había allí.

Poco después, ambos ladrones escaparon con al menos el cómplice que se quedó en la puerta a bordo de un auto que tomó por calle Colón.

Tras el hecho, efectivos de la comisaría local arribaron al lugar a los pocos minutos y se entrevistaron con los empleados, que contaron lo sucedido.

En el marco de la causa, el fiscal Fernando Quiroga, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 9 del Departamento Judicial La Matanza, ordenó diversas medidas de prueba, especialmente la revisión exhaustiva de las cámaras de seguridad del banco.

En tanto, las imágenes muestran que en la puerta los aguardaba un auto y que había al menos otro delincuente que usaba gorrita y hacía de “campana”.

Los pesquisas también buscaban datos del vehículo utilizado en el robo en las cámaras de seguridad de los vecinos más cercanos al banco, de modo de poder precisar mejor el modelo y la patente.