Los malos resultados económicos se transformaron en una tormenta política para el macrismo. Si las dificultades de las familias de pagar los abultados aumentos de tarifas abonaron el malhumor social y acercaron a la oposición, la incapacidad de controlar la inflación y la brutal corrida cambiaria de los últimos días terminaron de configurar un gran interrogante sobre el mediano plazo.

En ese contexto, el Gobierno comenzó a sentir un desgaste de su imagen en la opinión pública y las expectativas económicas en la población, dos variables centrales para medir el humor social. La consultora Analogías publicó un estudio realizado en los últimos días de abril en territorio bonaerense, que muestra una continuidad en la pérdida de imagen de Mauricio Macri y un declive de la gobernadora María Eugenia Vidal.

La imagen de Macri

La política energética del Gobierno Nacional está configurando la primer gran derrota política del macrismo. A tarifas de servicios públicos con aumentos desmedidos se suma la persistencia de la inflación (se espera 3% para el mes de abril), y una erosión en la economía doméstica que se está empezando a sentir.

A dos años de gestión macrista en Nación y Provincia, las familias no tienen más consumos que sacrificar, esto se evidencia en la expectativa económica, que en el trabajo muestra un rumbo decididamente negativo (59%) contra un 35,7% de expectativa positiva. Este es el marco en el que el 82,4% de los consultados respondieron que el impacto de los aumentos tarifarios impactan “mucho o bastante en su economía”, mientras que sólo el 15,8% contestó “poco y nada”.

El trabajo estudia el impacto político para el gobierno en dos variables. La primera de ellas es la aceptación para congelar tarifas, que tuvo un 67,9% de acuerdo contra un 23,7% de desacuerdo. También el 55,7% se manifestó de acuerdo “con los proyectos de la oposición”, con un 26,7% en contra.

La segunda variable es la imagen de Mauricio Macri, que agudizó su agrupado negativo en la provincia (de regular malo a muy malo), llegando a 59,4%; mientras que la imagen positiva se ubicó en 39,6%. En noviembre de 2017 el presidente tenía su imagen positiva apenas por encima de la negativa, 48,8% contra 48%.

La imagen de Vidal

Si bien María Eugenia Vidal sigue siendo la figura política con mejor imagen, su propuesta de rebajar impuestos provinciales para reducir el impacto del aumento tarifario fue vista por el 57,5% de los encuestados como “una puesta en escena para pagar un menor costo político”. Mientras, sólo el 28% contestó que la medida “representa una preocupación genuina por bajar el costo de tarifas”.

El estudio registró un crecimiento del agrupado negativo de la imagen de la gobernadora al 48,4%, que comenzó a acercarse al positivo, ubicado en 50,2%. Desde noviembre del año pasado Vidal perdió 5 puntos de imagen positiva de manera constante.

Ficha Técnica

Encuesta realizada entre el 29 y 30 de abril de 2018, con entrevistas telefónicas con respuesta de voz interactiva (IVR) en CABA y 28 municipios del GBA, con 3.514 efectivos. Los resultados fueron ajustados de acuerdo a parámetros censales de sexo, edad, nivel educativo y localidad. Para este artículo periodístico se utilizaron los resultados de la provincia de Buenos Aires.