(Foto: archivo)

Así lo estableció el ejecutivo nacional a través de una resolución publicada este lunes en el Boletín Oficial, para que los usuarios puedan diferir el pago del 22% en las facturas emitidas a partir del 1º de julio y hasta el 31 de octubre de este año.

Dicho porcentaje deberá ser abonado después del periodo electoral, más precisamente, a partir del 1º de diciembre de 2019 y será por cinco períodos mensuales, “iguales y consecutivos”. A todo esto, cabe destacar que por la inflación, las tarifas serán 50% más caras que hace un año.

Pero la movida no queda ahí. En diciembre, también llegará el próximo tarifazo correspondiente al llamado semestre de verano (cuyo porcentaje aún se desconoce), que la normativa prevé que se realice todos los años en octubre pero que el Ministerio de Energía resolvió postergar durante dos meses. Así, comenzará a regir siete días después de la fecha pautada para el balotaje.

En la Resolución 336/2019, firmada por el Secretario de Energía Gustavo Lopetegui, se dispone que el costo financiero del diferimiento, computado entre las fechas de vencimiento de pago original de las facturas y las de vencimiento de las facturas en las que se incluya cada cuota de recupero, será asumido por el Estado Nacional en carácter de “subsidio”.

Aunque en el texto se aclara que la medida se aplicará con “carácter excepcional”, en las facturas emitidas a usuarios residenciales a partir del 1º de julio.

De todas maneras, el Gobierno advirtió que la medida representa una “alternativa” para los usuarios pero, los que prefieran seguir con el esquema de pago original, pueden solicitar la no adhesión al programa.

De cualquier manera, con la suba del 29% que el gobierno habilitó en abril, Cambiemos cerrará su mandato con un tarifazo de gas acumulado del 2.289%.