En la previa a la asunción como autoridad provincial, Verónica Magario se refirió a la gestión que planea encarar junto a Axel Kicillof en el territorio bonaerense.

“Tenemos la voluntad de poner en orden a la provincia y apostarle fundamentalmente a tres sectores: en primer lugar la producción, no sólo industrial sino de todos los rubros, y por el otro lado, la educación y la salud, que son fundamentales”, aseveró la intendenta matancera, antes de ingresar al Congreso nacional para acompañar la jura de los nuevos diputados nacionales.

A su vez, Magario puntualizó que otro de los ejes centrales que estarán presentes en el gobierno provincial será la erradicación del hambre. “En la provincia de Buenos Aires son agudas las situaciones, son preocupantes y hay que salir inmediatamente a darles respuesta a todos”, dijo.

Por otro lado, la vicegobernadora electa sostuvo que “la provincia de Buenos Aires ha tenido una gestión mala” y consideró que frente a la delicada situación económica con la que encuentran a la provincia “lo más importante es que le hablemos a los bonaerenses y decirles que estamos acá para trabajar, dispuestos a reconstruir esta historia. Que se reconstruya el trabajo, el salario, a que las escuelas puedan estar abiertas, a que podamos realmente vivir mejor como queremos todos los argentinos”.

En esa línea, aseveró que la gobernación trabajará junto a los intendentes y que defenderá los recursos provinciales, en contraposición a lo ocurrido en los últimos años, recordando que hubo “fondos que se relegaron como el Fondo Sojero, la cantidad de fondos que se le dio a la Ciudad de Buenos Aires cuando se le hizo el traspaso de la Policía Federal y también podríamos pensar cuando se firmó el pacto fiscal, otro retroceso para nuestra provincia”.