El femicidio de Úrsula Bahillo, quien había denunciado reiteradas veces a su agresor y fue asesinada a puñaladas por su ex pareja, vuelve a poner en foco a la violencia de género y a las políticas que se implementan para detener ese flagelo, además de interpelar el rol y el accionar de la justicia en Argentina.

En lo que va del año se han registrado 44 femicidios, es decir, más de uno por cada día del 2021. Matanza Digital dialogó con Marcela Morera, madre de Julieta Mena, asesinada por su pareja en 2015 mientras cursaba un embarazo.  Ella es una de las fundadoras del grupo Atravesados por el femicidio y madrina del Refugio Uguet Mondaca, donde se brinda contención a mujeres víctimas de violencia de género.

“Tenemos una sensación de desprotección tremenda por parte del Estado. Tenemos un Ministerio de la Mujer pero seguimos viendo desprotección”, reconoció Marcela. Respecto al caso de Úrsula, expresó que “tendría que haber sido visible cuando ella pedía auxilio, porque este hombre ya tenía antecedentes”.

Sobre las medidas judiciales y de prevención que se aplican hasta ahora, Marcela explica con una analogía que “las restricciones perimetrales son como un semáforo en rojo: sabés que no debés, pero hacerlo, podés hacerlo igual, y de hecho, lo hacen”.

En la misma línea, reflexionó que “el botón antipánico sirve de lejos, pero ya es tarde cuando tenés al agresor encima” y pidió “buscar algo más profundo” para la prevención de la violencia de género, ya que “hacer denuncias es muy difícil porque no tenés donde ir, o te sacan a tus hijos, o no hay lugar en los refugios”.

“Falta trabajo de concientización y de asistir a la mujer, de trabajar en conjunto las diferentes áreas”, afirmó Marcela, quien agregó que “si nadie te explica los pasos a seguir al denunciar, no sirve” porque “el que desconoce sus derechos es como si ese derecho no existiera”.

 

Secretaría de Mujeres, Género y Diversidades en La Matanza

El organismo municipal, creado en agosto de 2020 y encabezado por Liliana Hendel, busca generar políticas de eliminación de violencia de género y asesora a las víctimas que requieren asistencia por parte del Estado.

Marcela Morera afirmó que “con la Secretaría está funcionando un poco mejor” y que “está la intención de hacer las cosas bien”, ya que “se han comunicado con nosotros y hubo reuniones con el grupo Atravesados por el femicidio”.

También propuso que “hay que trabajar desde abajo hacia arriba, desde los municipios y los grupos de contención para ver cómo funcionan las comisarías, las fiscalías y los juzgados en cada lugar”.

“No le echamos culpa a un gobierno en particular, este problema es de hace muchos años”, aclaró. Agregó que “mientras las fuerzas de seguridad sigan apañando y protejan asesinos, esto no va a cambiar”.

Por último, para luchar contra la violencia de género pidió “involucrarse y no mirar para un costado”, al tiempo que recordó a Nancy Uguet, la fundadora del refugio Uguet Mondaca, de quien señaló “haber aprendido mucho” y falleció en diciembre de 2019.