Tensión en Brasil por el futuro de Lula

La Corte brasilera definirá hoy si el ex presidente Lula da Silva, favorito en las elecciones, irá a prisión o saldrá el libertad. Los militares presionan a favor del encarcelamiento del líder del PT. 

89

El Supremo Tribunal Federal (STF) trata hoy un pedido de hábeas corpus presentado por los abogados del ex presidente brasileño y líder del Partido de los Trabajadores (PT) Luiz Inácio Lula da Silva para seguir en libertad hasta agotar las apelaciones a su condena en la causa conocida como Lava Jato.

Lula fue condenado a 12 años y un mes de cárcel por corrupción en dos instancias pero presentó un hábeas corpus para que el STF (la Corte brasileña) vote sobre si es lícito perder la libertad aún faltando un fallo de la tercera instancia superior.

Si la Corte rechaza el pedido, Lula puede ser detenido este miércoles. Pero si lo acepta, tendrá derecho a apelar su pena en libertad y estaría momentáneamente habilitado para ser candidato a las elecciones presidenciales que se celebraran este año. Lula es por lejos el candidato favorito, liderando todas las encuestas, para reemplazar al actual gobierno del golpista Michel Temer.

La decisión de la Corte se toma en un clima de extrema tensión y la amenaza latente de posibles situaciones de violencia, con movilizaciones afuera del Tribunal a favor y en contra del ex mandatario. Esto obligó a la presidenta del STF, Carmen Lúcia Antunes, a salir a pedir “serenidad” a la población y “respetar las opiniones diferentes” para evitar el “desorden social” en un discurso grabado en el canal judicial.

La Corte recibe presiones de múltiples sectores, incluso de las Fuerzas Armadas. En las últimas horas, el general retirado Luiz Gonzaga Schroeder Lessa, amenazó con un alzamiento armado en caso de que la Corte se pronunciara por la libertad de Lula y éste llegara a presidente: “Ahí no tengo duda de que sólo queda el recurso a la reacción armada. Ahí es deber de las Fuerzas Armadas restaurar el orden. Pero no creo que llegaremos hasta allí”, declaró.

Incluso el jefe del Ejército, Eduardo Villas Boas, se pronunció en Twitter contra “la impunidad”, un eufemismo con el que fijó su posición a favor del encarcelamiento del ex presidente.

La audiencia se inicia a las 14 horas con un tribunal que -según trascendió- está dividido en sus votos: cinco jueces apoyarían el hábeas corpus y otros cinco lo rechazarían. El voto que definirá la decisión final es el de la jueza Rosa Weber.

El telón de fondo

En 2016 el STF sentó jurisprudencia para detener a condenados en segunda instancia -como el caso de Lula- yendo en contra del texto dispuesto en la Constitución.

El juez Sérgio Moro y el fiscal Deltan Dallagnol, quienes encabezan la operación Lava Jato y la acusación contra Lula, dijeron públicamente que la corte debe mantener su jurisprudencia. La defensa de Lula alega que es inconstitucional mantener esta jurisprudencia porque choca con los principios de la Carta Magna.

“No acepté a la dictadura militar, y ahora no voy a aceptar a la dictadura del Ministerio Público y de Moro”, afirmó Lula durante un acto realizado el lunes en Río de Janeiro, que reunió a varias organizaciones políticas y sociales en defensa de la democracia.

Compartir