Un grupo de familias realizó una toma de terrenos en la zona de las calles de La Mulita y El Pindo, en Ciudad Evita, que pertenece a la reserva natural. Los vecinos de la localidad piden el desalojo porque denuncian un negocio inmobiliario y la destrucción del ‘pulmón verde’ de La Matanza.

“Hace 15 días en el barrio 22 de Enero empezaron a avanzar casillas de un día para el otro y este domingo tomaron una gran parte de la reserva con el apoyo de una persona de apellido Pulido, que tiene vive ahí y tiene un juicio con Nación hace 20 años por usurpación de tierras”, señalo Alfredo, un vecino de Ciudad Evita en diálogo con MD.

Esos terrenos fueron declarados como reserva natural a través de la ordenanza N°24.247 y los vecinos del lugar llevan un reclamo histórico para la preservación del lugar, que incluye el pedido de poder incorporar un guardaparques y agregar terrenos que hoy están habitados.

“Esa persona de apellido Pulido liberó el lugar para que otras personas tomen y copar el lugar. Esta gente se instaló con la promesa de que iban un terreno de 10 por 30 metros”, agregó Alfredo al respecto.

También los vecinos reclaman por la construcción que está llevando adelante una iglesia Coreana ya que, según indica Alfredo, “está construyendo y elevando los terrenos. Empezó con la excusa de que iba a abrir un merendero y el delegado municipal clausuró las obra, pero siguen construyendo”.

La policía y un grupo de vecinos se hizo presente en el lugar para informarse sobre la toma e intentar una solución pacífica para que las familias abandonen esos lugares y preservar el bosque.

El otro foco de conflicto está en Puente 13, donde también hay un avance de la construcción en zonas protegidas y un desalojo terminó con un militante de la CTEP muerto.