Con el proceso de vacunación en marcha para hacer frente a la pandemia de Coronavirus, que está teniendo una segunda ola en nuestro país, el personal médico más expuesto al contagio fue el primer grupo que recibió las dosis de la Sputnik V. También se vacunaron dirigentes políticos para demostrar confianza y ejemplificar.

Matanza Digital dialogó con Agustina Reinaldo, quien es Médica Residente del servicio de Terapia Intensiva del Hospital General de Agudos Juan A. Fernández y fue una de las primeras médicas en recibir la vacuna traída desde Rusia. Ella contó que “nunca dudé de la eficacia de la vacuna” y que, por esa razón, se anotó y la recibió el primer día de vacunación.

“Desconfiar de la vacuna es una herramienta más para atacar a un gobierno: no se puede desconfiar o poner en duda la evidencia científica“, expresó. Además recordó que “todo lo que se hace o se practica en la medicina tiene un respaldo científico” y que no está de acuerdo con “la politización de la salud”.

Por otro lado, contó que están “muy contentos de iniciar la vacunación” y que tener la inmunización “es un rayito de esperanza”, pero advirtió que “nos encuentra en el medio de un nuevo brote, con el personal de salud cansado” y reconoció que “el paciente va a sentir nuestro cansancio en este nuevo brote”.

Respecto a los tiempos de la campaña de vacunación, Reinaldo consideró que “está yendo lenta con lo apurados que estamos para limitar el segundo brote” y que hay que tener en cuenta que “tener inmunidad después de recibir las dos dosis de la vacuna demora aproximadamente dos meses”. Por lo tanto, pidió seguir respetando las medidas de cuidado para evitar contagios.

Por último, en cuanto a su experiencia al recibir la vacuna, relató que tuvo síntomas leves como “fiebre el primer día, dolor muscular y de cabeza” pero que en la mayoría de los casos, los efectos adversos son “leves o moderados”.