La Reserva Natural de Ciudad Evita está en el centro de una disputa que data de largo tiempo. Algunos terrenos que pertenecen a la Reserva fueron parte de intentos de tomas por vecinos de la zona en reiteradas ocasiones. Hoy, tras quejas de otros vecinos y reclamos partidarios, la policía bonaerense realizó un rastrillaje para evitar la permanencia de ocupantes y quedó establecida una guardia para cada día.

Parte del predio había sido delimitado en 2019 por personas que se acercaron para obtener dónde construir su vivienda, pero ya en aquella ocasión la policía y los vecinos frenaron el avance. Este año, hace menos de un mes, nuevamente otro grupo ingresó para volver a intentar ocupar el lugar.

A partir de eso, se generó un debate que la dirigencia política será quien deba resolver. Por un lado, los vecinos de Ciudad Evita que buscan proteger el área de la Reserva Natural que consta de 300 hectáreas. Por el otro, las necesidades habitacionales de muchos matanceros y matanceras que no tienen dónde establecerse ni recursos para acceder a viviendas dignas.

Así se desplazó hoy la policía bonaerense:

Desde Juntos por el Cambio tomaron posición por los vecinos que buscan preservar el “pulmón natural” de La Matanza y exigieron acción al Honorable Concejo Deliberante, el cual por unanimidad firmó un documento contra la ocupación de espacios públicos y privados. Además, propuso buscar alternativas al problema habitacional y generar instancias de diálogo que permitan solucionar definitivamente los conflictos.

Por su parte, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH) emitió un comunicado en el que aclara que “Nunca, ni como organismo ni individualmente, encabezamos ni llevamos a cabo toma de tierras”, aunque destaca que “sí acompañamos los pedidos de quienes carecen de vivienda y no consiguen el acceso a su hábitat digno”.

En la misma línea que la APDH, desde la Diócesis de San Justo expresaron que “Los ‘curas en barriadas matanceras’ de las villas y asentamientos de la Diócesis, junto a nuestro Obispo, no instigamos ni organizamos tomas de tierras”. También agregaron que “somos simplemente curas que estamos al lado de nuestros vecinos y vecinas que, legítimamente, reclaman el derecho a tierras y viviendas dignas”.

La ordenanza 24.247, sancionada por el Concejo Deliberante de La Matanza en 2015, declara como Reserva Natural el predio de Ciudad Evita, refiriéndose a las 300 hectáreas de los bosques ubicadas entre el Río Matanza y la Ruta provincial 21.