El Sindicato de Empleados de la ex Caja de Subsidios Familiares para el Personal de la Industria (SECASFPI), que encabeza Carlos Ortega, expresó hoy su apoyo al envío por parte del presidente Alberto Fernández de un proyecto de Ley para ratificar el convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y su recomendación 206 contra el acoso y la violencia en el mundo del trabajo.

“Saludamos al presidente Alberto Fernández por impulsar este proyecto de ley que tiene por objetivo ratificar parámetros de la OIT para erradicar de una vez por todas el acoso y la violencia en contextos laborales” afirmó Ortega, y contó “desde el SECASFPI hemos repetidamente manifestado nuestra preocupación sobre este tipo de hechos, especialmente en lo que hace a la ANSES y los puestos de atención al público”.

De esta manera, Ortega señaló que el gremio viene llevando adelante un extenso trabajo contra los riesgos psicosociales en el mundo del trabajo, que involucran al acoso y a la violencia física y psicológica. “El tema de los riesgos psicosociales en el trabajo ha cobrado importancia sobre todo en las actividades de servicio de la administración pública debido a la presión de las crisis económicas y financieras, que repercuten directamente sobre la salud y el humor de la población”.

Cabe señalar que el sindicato publicó en el 2017 una investigación titulada “Trabajo y salud en puestos de atención al público: una investigación sobre riesgos psicosociales en el trabajo en ANSES”, realizada por Julio César Neffa (director), Silvia Korinfeld y María Laura Henry, en la que analizan los riesgos y efectos psicosociales derivados de la atención al público en el organismo previsional, y que involucran al acoso y violencia.

“Desde el sindicato hace tiempo que exigimos la ratificación de convenios internacionales para poner fin a la violencia laboral. Como trabajadores y trabajadoras de ANSES, estamos constantemente expuestos a situaciones de este tipo” afirmó el sindicalista, y concluyó “deseamos que a través de este instrumento internacional con perspectiva de género, el derecho a trabajar se convierta en una realidad efectiva, libre de violencia y acoso”.