Ortega Carlos (Secretario general de SECASFPI)

El Sindicato de Empleados de la Ex Caja de Subsidios Familiares para el Personal de la Industria (SECASFPI), que conduce Carlos Ortega, expresó su repudio al Decreto de Necesidad y Urgencia 669/2019 publicado en el Boletín Oficial y que “reduce el monto de las indemnizaciones por incapacidad laboral definitiva o muerte del trabajador”, según indicaron. “Manifestamos nuestro repudio absoluto a este decreto aberrante, regresivo e inconstitucional que lo único que hace es echar mano directamente al bolsillo de los trabajadores”, sostuvo Ortega.

De esta manera, Ortega se refirió a la postura del Gobierno, el cual justificó la medida “ante los recientes acontecimientos económico-financieros”. En este sentido, el sindicalista denunció: “digámoslo claro y en otras palabras; los recientes acontecimientos económico-financieros fueron provocados por este gobierno en complicidad con las autoridades del FMI y hoy, como siempre, vienen a echar mano al bolsillo de los trabajadores”.

Ortega destacó el rol del sindicato en relación a la salud y la prevención de los riesgos del trabajo a partir de la publicación en el 2017 de un libro de investigación conjunta entre gremio, CITRA, UMET y CONICET, titulado “Trabajo y Salud en Puestos de Atención al Público”, sobre el que aseguró: “hace dos años elaboramos un informe sobre los riesgos psicosociales en el trabajo (RPST) a los que están expuestos los trabajadores de ANSES, que fue un avance muy importante para hacer visibles factores de riesgo otrora subestimados y negados en sus consecuencias hacia la salud”.

En ese sentido, afirmó “hace varios años que venimos trabajando desde el SECASFPI en la construcción de una cultura preventiva en salud y seguridad en el trabajo, llevando una sólida política en esta materia. Es por esto que no vamos a permitir que una decisión que es totalmente ilegal y contraria a los preceptos de la Constitución Nacional y a los Tratados Internacionales rebaje el precio de la vida de los trabajadores”.

“Este ataque contra el sector social que articuló la resistencia a sus políticas regresivas, anti populares y anti nacionales y su obsesión extemporánea de flexibilizar las relaciones laborales, de rebajar salarios y jubilaciones, de destruir el trabajo argentino para complacer al gran capital y convertir a la Nación en una factoría de las multinacionales ya tiene fecha de caducidad” indicó Ortega, y finalmente concluyó: “vamos a resistir hasta último momento las medidas que el presidente Mauricio Macri pretende imponer para dejamos “la más pesada herencia” de los ricos contra los trabajadores”.