Los trabajadores protestando en la puerta de la fábrica.

La Textil Ibero Americana S.A. se encuentra atravesando serías dificultades económicas. Desde hace dos semanas que los trabajadores volvieron a parar la producción y protestaron contra la falta de pago de la segunda quincena correspondiente al mes de julio, al igual que otros haberes adeudados como aportes jubilatorios y obra social.

“Esto viene arrastrándose desde marzo del año pasado. Estamos sin ART y nos adeudan aportes sindicales, obras sociales y jubilaciones ya hace un año y medio”, explicó a Matanza Digital el delegado perteneciente a la Asociación Obrera Textil, Cristian Miere.

El miércoles el Ministerio de Trabajo dictaminó la conciliación obligatoria, por lo que los trabajadores debieron levantar la protesta. No es el primer paro que sufre la fábrica ubicada en Virrey Cisneros 1533, en la localidad de Ramos Mejía, en el último tiempo. Desde hace meses que viene con problemas económicos y frente a cada atraso en el pago de salarios, los trabajadores reaccionan parando la producción, tal como cubrió este medio en otras oportunidades.

Ver más: “Si esto continúa así, no sé cuánto vamos a aguantar”

Sin embargo la situación comenzó a empeorar y este mes la empresa dejó de pagar el seguro por accidentes de trabajo a los trabajadores, al igual que adeudar el pago a proovedores y las facturas de servicios. “Estamos trabajando sin haber percibido nuestro sueldos. Y sin cobertura de ART, debido que la empresa desde el 31 del julio quedó sin cobertura por falta de pagos”, informó otro de los trabajadores, Gustavo Gomez.

La fábrica trabaja en el Partido desde hace más 70 años y hoy en día se dedica a la producción de elementos de corderoy, denim y gabardinas de algodón. Según el relato de los trabajadores, la complicada situación que atraviesa la firma se debe al aumento de costos que sufrió con el aumento de tarifas y la aparición de nuevos competidores por la apertura de las importaciones.

“Sabemos que la importación ha complicado mucho este tema y somos conscientes que la empresa está pagando factura de luz y gas que son exorbitantes, pero bueno, los trabajadores aguantamos hasta donde podemos”, relató Miere.

El contexto de constante conflictividad, que lleva a los trabajadores a reunirse “casi semanalmente” en audiencias con el Ministerio de Trabajo para reclamar el pago de salarios adeudados, los más de 120 empleados de Ibero Americana comenzaron a anticiparse a lo que puede ocurrir si no hay un repunte de la fábrica.

“Estamos muy preocupados por la situación de la empresa le debe hasta a los proveedores. Se nos dijo que los sueldos seguirán abonando en cuotas y cuando se pueda”, indicó Gómez. El trabajador informó que el miércoles se acercó personal de Edenor a la planta para proceder con el corte del suministro eléctrico por falta de pago, “pero con el compromiso de la empresa de abonar algo de lo adeudado”, no se procedió con el corte del suministro.

La posibilidad de que la fabrica se presente en quiebra resuena cada vez más entre sus empleados. “Los socios mayoritarios de la firma no tiene intención de seguir con la empresa. Asique si no aparece nadie que nos ayude, quedaremos sin nuestra fuente de trabajo y sin cobrar un peso de nuestras liquidaciones”, lamentó el empleado textil.