Foto ilustrativa.

El hecho ocurrió el jueves pasados cuando efectivos de la Policía Federal Argentina (PFA) y la Dirección Nacional de Investigaciones, en un trabajo coordinado por el Ministerio de Seguridad de la Nación (MSN), rescataron a 16 personas de una red de trata y se logró la aprehensión del líder, de nacionalidad chino-taiwanés, encargado de reclutar a sus víctimas.

Según informaron desde el MSN, las victimas de nacionalidades paraguaya, argentina y boliviana que fueron rescatadas en un campo de la localidad matancera de Virrey del Pino, eran mantenidas bajo “una situación habitacional deplorable, en condiciones de hacinamiento y en total vulneración de sus derechos”.

“Frente a casos de trata de personas, nuestra prioridad es siempre proteger la integridad física y emocional de los damnificados. Para eso, trabajamos de forma articulada con otros organismos especializados en la contención de las víctimas”, remarcó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

La banda criminal operaba bajo la fachada de una empresa formal que se dedicaba a la producción y venta de ensaladas envasadas para grandes cadenas de supermercados.

El primer operativo se llevó a cabo el 21 de diciembre pasado, cuando se detuvo a tres integrantes de la organización. Durante las requisas se decomisó dinero en efectivo, documentos de identidad, teléfonos celulares y documentación de vital importancia para la causa.

Los efectivos de la División de Trata de Personas Metropolitana de la Policía Federal junto con funcionarios de la Dirección Nacional de Investigaciones desarrollaron durante dos años tareas exhaustivas de inteligencia criminal, bajo las órdenes del Juzgado Federal Nº 2 y del Juzgado Federal de Reconquista.