La gobernadora saliente de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, firmó una resolución que autoriza un aumento del 25% en  el servicio eléctrico en todas las empresas que están bajo su jurisdicción.

La medida empezará a regir desde el 1° de enero, ya sin Vidal en el poder, y el kilowatt pasará a costar $3,53 contra $3,20 que vale hoy. Las empresas afectadas serán EDELAP, EDEA, EDEN, EDES y más de 200 cooperativas.

Además, los cargos fijos tendrán una suba de más del 40% y se ubicarán en $121,26 para los usuarios residenciales. La resolución fue firmada por el ministro de Infraestructura provincial, Roberto Gigante.

Sin embargo, el gobernador electo Axel Kicillof sostuvo que “le pedí que retrotraiga el aumento tarifario que está planteado. La gobernadora dijo que estaba previsto y que estaba pendiente desde agosto”.

Estas declaraciones de Kicillof tuvieron lugar en la salida de la primera reunión que tuvo con la actual mandataria bonaerense para acordar el traspaso de mando. “Son muy difíciles de pagar en toda la provincia, y con lo que está planteado es impagable”, agregó el ex ministro de Economía de la Nación.

A la espera de una resolución al conflicto, se confirmó que el Jefe de Gabinete de Vidal, Federico Salvai, se hará cargo de encabezar el proceso de transición por parte del gobierno. A Salvai se le sumarán el ministro de Economía, Damián Bonari, y el subsecretario de Coordinación, Emmanuel Ferrario.

Por parte de Kicillof, el equipo que se hará cargo de estudiar la situación en la que reciben la provincia estará integrado por Augusto Costo, Carlos Bianco, Agustina Vila y Federico Thea.