La Unión Cívica Radical (UCR) corta una larga sequía de 10 años sin concejales en La Matanza y tendrá nuevamente representación a través de Guido Goluscio, quien actualmente es el presidente de la Juventud Radical de la Tercera Sección.

Goluscio tiene 28 años y será el edil más jóven en el recinto, está referenciado en el vicegobernador Daniel Salvador y, a nivel local, trabaja partidariamente junto a la diputada nacional Josefina Mendoza, quien es la presidenta de la UCR matancera.

En diálogo con MD, el flamante concejal destacó que “apostamos a la renovación y, por eso, tenemos una presidenta de 27 años, que es la diputada más jóven de la historia. Para nosotros la política es hacer lo que decimos, así que decidimos apostar por la juventud y hoy tenemos una diputada y un concejal jóvenes”.

Mendoza arribó al municipio en 2018, logró integrar todas las corrientes internas del radicalismo para normalizar el comité distrital y cortar una acefalía partidaria de 2 años. En diciembre pasado, fue electa como presidenta mediante una lista de unidad.

“Es muy importante que el radicalismo recupere una banca en el Concejo Deliberante después de 10 años y, además, la va a ocupar un jóven. Esto habla de cómo nosotros no sólo creemos, sino que hacemos por la renovación del partido”, enfatizó la legisladora en diálogo con este medio.

De esta manera, el radicalismo busca recuperar protagonismo en la política local y fortalecer su estructura en el territorio. En las últimas elecciones, aportó en la fiscalización de un número importante de escuelas para Juntos por el Cambio.

“Nos genera mucha expectativa poder contar con un concejal jóven en el HCD y poder recuperar el protagonismo que el partido perdió en el último tiempo”, remarcó Mendoza, que es una de las caras visibles de Juntos por el Cambio en el municipio.

En esa línea, Goluscio indicó que “con Josefina vamos a volver a fortalecer a la UCR matancera como en sus mejores épocas y, para eso, contamos con el apoyo de Daniel Salvador, que ha realizado un excelente trabajo en la provincia y puso de nuevo al radicalismo en la mesa de decisiones”.

Por sus conflictos internos, los boina blanca quedaron al margen de las negociaciones electorales y políticas dentro de Cambiemos en 2015 y 2017. Esto llevó a que el partido no tenga autoridades entre 2016 y 2018, y sea el único en la provincia en esa situación.

“Convocamos a que todo aquel que esté afiliado a la UCR pueda trabajar y hacer uso de la representación que va a tener en el HCD. Ahora el radicalismo va a tener más visibilidad y hay que poner en valor los espacios que tenemos”, ponderó la diputada.

En conclusión, el edil electo también puntualizó la necesidad de “representar al vecino, escucharlo y poder mejorar su calidad de vida. La mentalidad de pensar sólo en internas en La Matanza no funcionó y sólo logró que en 10 años no tengamos ninguna representación real”.

De esta manera, la UCR intentará concentrar sus esfuerzos en volver a convocar a su militancia local para robustecer su estructura y seguir ganando protagonismo dentro del armado que integra junto al PRO y la Coalición Cívica.