El jueves 25 la comunidad educativa del Instituto Superior de Formación Docente n° 82 recibió formalmente el nuevo edificio donde podrán llevar a cabo las actividades de formación de la institución. Durante 31 reclamaron tener un edificio propio.

La entrega contó con la presencia de autoridades educativas de la regional de La Matanza, del concejo escolar matancero y las autoridades de la institución. Al otro día, el viernes 26, se entregó la primera tanda del mobiliario necesario para poder llevar a cabo las clases en el lugar y el próximo 5 de noviembre se entregará el mobiliario restante.

“Nos entregaron el edificio ya en condiciones para cursar, lo único que falta es el mobiliario. Se va a utilizar el edificio para inscripciones y para los exámenes finales de noviembre y diciembre”, explicó en diálogo con MD, Agustina, una de las estudiantes e integrante del centro de estudiantes del instituto.

El edificio se encuentra ubicado a la altura del kilómetro 21 de la Ruta n° 3, en un área lindante con el hospital Paroissien. La obra comenzó a realizarse en 2011 y tuvo reiteradas demoras en la finalización de la obra, por lo que los y las estudiantes se manifestaron reiteradas veces realizando corte de rutas, festivales y asambleas, reclamando su entrega.

Las clases se brindaron históricamente en sedes distintas, prestadas por escuelas primarias y secundarias. Actualmente funciona en la sede central, ubicada en la escuela n° 85, en República de Portugal y Asia, donde se dicta Historia y Ciencia Política. En la primaria n° 15, ubicada en Lascano y Roma, funciona la orientación de Filosofía y Geografía; y en la escuela n° 50 que se ubica sobre Carlos Casares se dicta Psicología y Economía.

Por otro lado, a pesar de haber recibido el nuevo edificio, el instituto deberá seguir utilizando el espacio que le ceden las escuelas debido a que no llega a albergar a la totalidad de la matrícula de estudiantes.

“Es una victoria pero todavía falta. Cuando se hicieron los planos para construir el edificio había otra matrícula. Y hoy no entramos todos en el edificio porque hay 15 aulas para 2000 estudiantes”, agregó la estudiante, adelantando que continuarán protestando por la ampliación de la obra que incluya, además, una sala de cuidados materno infantiles “para que los compañeros que son padres y madres puedan estudiar”.