Foto: Primera Edición.

YPF volvió a llevar a cabo la segunda suba del año en el precio de los combustibles, apenas dos semanas después del último ajuste dispuesto por la empresa: aplicó un aumento del 3,5 por ciento promedio en el precio de venta al público de la nafta y el gasoil.

Tras la decisión tomada por la empresa estatal ayer, que tiene la mayor participación del mercado, el resto de las petroleras se sumaron al aumento: Shell dispuso este miércoles aumentar en hasta 3,5% los combustibles que comercializa, mientras que Oil aumentó en torno al 2,5%.

Se trata del cuarto ajuste desde que el Gobierno dispuso la liberación de los precios en el mercado de combustibles, en octubre del año pasado. En los últimos 12 meses los combustibles acumularon un alza del 43%, unos 18 puntos más que la inflación.

En lo que va del 2018, la empresa acumula un 8 por ciento de aumento, ya que había subido los precios cerca de 5% el 24 de enero último.