Colectiveros manifestándose frente al Palacio Municipal.

Colectiveros de la empresa Transporte Ideal San Justo S.A. denuncian una ola delictiva que afecta el trabajo que realizan en La Matanza. Ayer llevaron a cabo un paro de 24 horas, en repudio al ataque que sufrió un chofer de la línea 96, que fue herido en la mano durante un robo en Ciudadela. La medida afectó el funcionamiento de las líneas 96, 185, 205 y 621.

Esta tarde mantendrán un encuentro con comisarios de diferentes localidades y autoridades policiales en la Jefatura Departamental ubicada en Puente 12. “Últimamente venimos con dos o tres casos de robos por día. Hay muchos casos que no son por ahí de público conocimiento, como un robo de un celular o un golpe en la cabeza de un chofer. Pasan cosas que no son tan graves, pero están pasando”, aseguró a MD Manuel Juárez, delegado de la empresa.

El paro del miércoles fue acompañado por el corte de la ruta 3 a la altura del kilómetro 27.500 y por la posterior movilización al Palacio Municipal, en reclamo de mayores medidas de seguridad. Allí fueron atendidos por representantes de la secretaría de Protección Ciudadana, a través de los cuales gestionaron la reunión con la Departamental de este jueves.

“Pedimos más seguridad, que haya operativos. Nosotros hemos tenido problemas años atrás y cuando pusieron a la Gendarmería se terminaron los hechos de inseguridad”, comentó Juárez. Para el delegado, el aumento de presencia policial en los recorridos de los colectivos contribuiría a disminuir los hechos delictivos. “Venimos con hechos de inseguridad en lo que es (Villa) Scasso en (González) Catán y en el km 38 en Virrey del Pino”, agregó.

En línea con los expresado por Juárez, los trabajadores de la compañía La Cabaña denuncian un aumento de los robos a los colectivos. Se trata de los colectivos de las líneas 172, 174, 242, 298, 317, 624 y 635. Esta semana un chofer se salvó de milagro, luego de que un delincuente disparara su asiento pero no lograra alcanzarlo. La situación motivó la convocatoria a un paro por parte de los colectiveros, que finalmente se levantó por presiones de la empresa.