En medio de los festejos de la toma de la Bastilla en la ciudad francesa de Niza, al menos 80 personas murieron y unas 100 resultaron heridas cuando un camión atropelló a una multitud. La policía informó que el conductor del camión fue muerto a tiros. Francois Mollins, fiscal antiterrorista galo, señaló que “todo indica” que el atropellamiento de decenas de personas en la sureña ciudad de Niza se trata de un atentado.

Testigos afirman que el camión hizo unos 100 metros atropellando a las personas que se habían congregado para asistir a un show de fuegos artificiales en conmemoración del día de la revolución.